Culiacán, Sin. Los hechos de violencia que se vivieron recientemente en Culiacán no ocasionaron que alguna inversión se cancelara, aseguró Héctor Orrantia Coppel, subsecretario de Promoción y Competitividad Económica de la Secretaría de Economía del gobierno de Sinaloa.

“Las metas y las perspectivas siguen siendo las mismas, estamos trabajando de una forma muy similar como lo hacíamos antes”, señaló el funcionario en entrevista con El Economista, en el marco de Sinaloa Encanta 2019, evento que convocó este fin de semana a todos los protagonistas de la cadena alimentaria para conocer, identificar y reconocer el valor de los productos que se cosechan en el estado.

El pasado jueves 17 de octubre, el pánico invadió a los habitantes de Culiacán, por las múltiples balaceras provocadas por integrantes del Cártel de Sinaloa, luego de que fuerzas federales ubicaron a Ovidio Guzmán López, hijo del narcotraficante Joaquín, el Chapo, Guzmán.

“Eventos como el del jueves antepasado no echan abajo la capacidad de Sinaloa para atraer inversiones, porque este trabajo viene de años atrás. Después de preguntar por las familias de Culiacán, los empresarios me dijeron: ‘Nosotros seguimos adelante’”, contó Orrantia Coppel.

“Ninguna sola inversión se canceló. De las inversiones más importantes que traemos en cartera —sin detallar nombres por acuerdo de confidencialidad—, me habla el CEO y me dice: ‘Sí vamos con Sinaloa’”, expresó.

De hecho, indicó que la entidad se ubica en cifras récord de inversión privada, debido a las bondades que ofrece Sinaloa a los empresarios: mano de obra, ubicación, agua, gas natural, energía eléctrica y vinculación entre sociedad, gobierno e Iniciativa Privada.

“En el tema de atracción de inversiones local, nacional y extranjera, son decisiones que toman meses y hasta años, son relaciones que se hacen con los inversionistas muy personales, les hablas de lo bueno y lo malo del estado, aquí no vendemos lo que no existe”, explicó.

“Tenemos condiciones muy favorables para la inversión, Sinaloa es un muy buen lugar para invertir. Todos los estados ofrecen, en menor o mayor medida, lo siguiente, pero Sinaloa con un poco de ventaja. Mano de obra con un muy buen valor, la gente aquí está acostumbrada a trabajar”, añadió.

“Cuando llega, por ejemplo, una empresa japonesa, pone su primera fábrica, y dentro de todas las que ellos tienen en México y en el mundo, la de Sinaloa es primer lugar en baja rotación laboral, abajo de 4 por ciento. No hay huelgas sindicales, 25 años sin grillas, están dispuestos a trabajar horas extras”, dijo.

“Hay otros estados que tienen esto. La frontera norte ha sido víctima de su propio éxito, ¿por qué? Porque les ha ido bien y ahora para buscar a la misma mano de obra se tiene que dar más y ésta puede brincar de un lugar a otro”, puntualizó.

Héctor Orrantia reconoció que en ubicación “ganan los estados de la frontera norte del país, aunque en el segundo escalón siguen Sinaloa, Durango y Zacatecas. Estamos muy cerca de la franja fronteriza, pero lejos de los problemas de la región”.

“Estamos cerca de Estados Unidos y, a la vez, contamos con acceso marítimo hacia el continente asiático, eso nos hace muy atractivos”, manifestó.

Expuso que, además, “Sinaloa ostenta carreteras, ferrocarril, aeropuertos, puertos, infraestructura y agua. Unos de los ingredientes que no teníamos y ya tenemos, por lo que estábamos fuera del radar industrial, era energía barata, llegó el gas natural, tenemos el gas mismo, que cualquier industria puede agarrar, o gas para convertirlo en energía eléctrica —principalmente por la llegada de gasoductos y la inversión que realizó Iberdrola en los últimos dos años de más de 700 millones de dólares”.

La estrategia

El subsecretario de Promoción y Competitividad Económica enfatizó que en los primeros seis meses del año Sinaloa captó 147.9 millones de dólares, mientras en dos años y medio de la administración de Quirino Ordaz Coppel, ya se registran 1,307.6 millones, es decir, 87% de avance en la meta del Plan Estatal de Desarrollo 2017-2021.

“La inversión privada en este sexenio ya supera 75,000 millones de pesos, 30,000 millones anuales, que es la meta, esto supera gobiernos pasados”, detalló.

El funcionario aclaró el camino que se siguió para llegar a estas cifras, “el diagnóstico está bien claro, primero empiezas a ver qué se necesita en Sinaloa, volteas a ver a los estados más exitosos, todos tienen más industria, y todos son más ricos per cápita y en términos absolutos. Si a ese estado le gano en todo, pero sólo me gana en industria, entonces, necesitamos industrializar”.

“Está por aterrizar un grupo de inversionistas que se dedica a atraer comunidades de manufactura, como parques, que concentrarían industrias aeroespacial, aeronáutica, instrumental médico, una gran cantidad de industrias; ellos ya tienen una cartera de clientes. Ahí va un parque aeroespacial, será como un ancla. Tenemos reinversiones de autopartistas, como Sumitomo”, expresó.

“También está la planta de fertilizantes de GPO y Grupo Proman, una inversión suiza-alemana, de 1,250 millones de dólares en la primera etapa y 5,000 millones en total. Sí conviene esa planta de fertilizantes en Sinaloa, gana la ecología, los habitantes de Topolobampo, la economía y los agricultores, porque les va a costar menos el insumo”, concluyó.

En datos

Las principales actividades económicas de Sinaloa son comercio mayorista y minorista (26.6% del PIB estatal) y agricultura, cría y explotación de animales, aprovechamiento forestal, pesca y caza (10.7%), es decir, el turismo y los sectores primarios son los motores del estado.

De acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía, los otros sectores de relevancia son servicios inmobiliarios y de alquiler de bienes muebles e intangibles (10.7% del PIB de la entidad), construcción (9.4%) e industrias manufactureras (8.4 por ciento).

Además, el mayor incremento económico a nivel nacional durante el primer trimestre del presente año se dio en Sinaloa, con una variación anual de 6.1% —cifras desestacionalizadas—.

[email protected]