Un ambiente de 'psicosis y alarma' es el que se ha registrado en los últimos días entre la población del estado de Nayarit, producto de los hechos de violencia derivados de la disputa por territorio entre el crimen organizado.

En entrevista concedida a Notimex, el Secretario General de Gobierno de esta entidad, Roberto Mejía Pérez, explicó que las decisiones que ha tomado en las últimas horas el ejecutivo local, como el fin anticipado del curso escolar, buscan darle tranquilidad a la población.

'No estábamos acostumbrados a hechos como los que se han estado viviendo desde el 31 de enero, cuando sucedió la primera crisis, y este último fin de semana se incrementó con la balacera en un centro comercial, esto ha derivado en una crisis generalizada en toda la población', explicó.

No obstante, subrayó la respuesta oportuna no sólo del ejecutivo, sino de todos los poderes y fuerzas políticas de la entidad, así como de diversos actores sociales que acudieron a la convocatoria del gobernador Ney González Sánchez para diseñar un plan de acción emergente.

'Se hizo un consenso de la situación de alarma y sicosis que se vive en la capital del estado y se estuvo de acuerdo con las autoridades de Educación Pública que el curso escolar estaba prácticamente concluido y no se vería afectada la parte académica con el fin de cursos', afirmó.

En este contexto, Mejía Pérez hizo énfasis en la necesidad de apoyo que se necesita ahora de parte del Gobierno Federal y, en concreto, del Ejército Mexicano, para hacer frente a una disputa que mantienen los cárteles de la droga por el 'control de la plaza'.

'A nadie le gusta verlos (a los elementos del Ejército) en la calle, pero en estos momentos creemos que es necesario; el Ejército ha sido muy respetuoso en su actuar, han emprendido labores de inteligencia y han ido al foco de los enfrentamientos, ellos saben donde está el problema', apuntó.

El secretario de Gobierno subrayó que Nayarit se encuentra muy a tiempo de evitar que se genere una situación como la que actualmente padece Ciudad Juárez.

'Es precisamente lo que no queremos y estamos a tiempo de hacer las cosas; las acciones aunque parecen rígidas y estrictas hay que tomarlas ya para luego no estar sufriendo', indicó.

Independientemente de las decisiones que se tomen a nivel federal, el funcionario nayarita recalcó el trabajo que se está realizando con la Secretaría de Seguridad Pública estatal, donde desde el año pasado se aplican medidas anticorrupción.

Resaltó un mecanismo de control de confianza, en el que los elementos relacionados con la seguridad pública, desde administrativos hasta operativos, son sometidos a mecanismos de selección que incluyen pruebas psicológicas, socioeconómicas y de polígrafo, entre otras.

Mejía Pérez añadió por otro lado que hasta el momento los hechos de violencia no han repercutido en las actividades relacionadas con la producción económica y el consumo.

Destacó que si bien Nayarit es un estado que depende principalmente de su producción agropecuaria, se ha mantenido un repunto en materia de turismo y con una inversión privada en esta materia, que el año pasado superó los 900 millones de dólares.

apr