Monterrey, NL. El gobierno de Nuevo León afila las tijeras para realizar un recorte de personal que, en una primera etapa, afectaría a 500 burócratas de la administración estatal y con lo cual la Tesorería estima generar ahorros por 181 millones de pesos. Las medidas se implmentarán antes de finalizar el 2012.

El número de plazas que pretende el gobierno separar de su nómina representa aproximadamente 5% las 10,000 existentes en la administración local, comentó el tesorero de la entidad, Rodolfo Gómez.

Explicó que la medida forma parte de una serie de acciones para concretar ahorros por hasta 537 millones de pesos anuales. Comentó que también se considera una reestructuración de la deuda estatal, así como la autorización de jubilaciones adelantadas.

RECLASIFICARÁN PASIVOS

A junio, la deuda estatal se ubicó en 34,771 millones de pesos. El funcionario argumentó que los pasivos crecieron de manera importante en los últimos años, debido a los créditos que se contrataron para enfrentar las necesidades en materia de educación, salud y seguridad, aunados a los recursos adicionales requeridos por las autoridades para hacer frente a los daños del huracán Alex. También -agregó- se ha incrementado por el retraso de recursos de la Federación.

El Tesorero destacó que la administración estatal, encabezada por el gobernador de Rodrigo Medina de la Cruz, trabaja para realizar una profunda reestructuración y reclasificación de su deuda pública.

Con la reclasificación se logrará separar la deuda de organismos públicos descentralizados, como Agua y Drenaje, el sistema de transporte Metrorrey y el sistema estatal de carreteras, con el objetivo de reestructurar cada uno de ellas.

Esa deuda no tiene nada que ver con el estado, absolutamente nada que ver con nosotros, y es parte de esta reclasificación que pretendo lograr que, de entrada, me debe quitar 4,800 millones de pesos, lo que no tiene nada que ver ni con las finanzas ni con los ingresos de la entidad , externó.

CAMBIOS EN DEUDA ESTARÁN LISTOS PARA ESTE AÑO

El responsable de las finanzas públicas de Nuevo León concluyó que en un periodo de cuatro a cinco meses se podrá lograr una reestructuración global de la deuda que enfrenta esta entidad, proceso que comprende desde el diálogo con las calificadoras hasta la programación de gasto, comunicación con las dependencias del gobierno y un programa de gestión.

[email protected]