Puebla, Pue. Los municipios San José Chiapa, Rafael Lara Grajales y Nopalucan cuentan con presupuestos de 23, 32 y 68 millones de pesos, respectivamente, que son insuficientes para afrontar el incremento en la demanda de servicios provocado por 3,800 empleados de Audi y sus familias que ya están instalándose en esa región.

Los alcaldes de esas localidades consideran que a la fecha ya tienen un déficit no sólo de infraestructura de servicios básicos, sino de escuelas y casas, y los recursos que recibirán para ejercer en todo el año no les permiten hacer obras adicionales.

Josué Martínez Sosa, edil de San José Chiapa, manifestó su preocupación porque en los últimos seis años su población creció 87.5%, al pasar de 8,000 a 15,000 habitantes, lo cual ocurrió principalmente por la llegada de la fábrica automotriz.

Ante ello, dijo que se ha complicado el tema de servicios públicos, como es el suministro de agua, situación que no puede resolver con un presupuesto bajo, por lo que necesita duplicar sus recursos.

Escuelas insuficientes

Expuso que mientras no se tenga la oferta inmobiliaria prometida de 1900 casas para los empleados de Audi en la Ciudad Modelo, que ni siquiera ha iniciado su construcción, algunos están rentando casas para sus familias, en mensualidades que pasaron de 1,500 a 3,500 pesos.

Otros empleados, dijo, se fueron a los municipios vecinos de Rafael Lara Grajales y Nopalucan, que están a 10 y 15 minutos, debido a que no se tiene disponibilidad de más espacios en San José Chiapa.

Reconoció que están recibiendo el apoyo del gobierno estatal, pero sólo para dotar de infraestructura a la Ciudad Modelo, a donde llegarán empleados de la armadora alemana.

Además del problema de vivienda, Martínez Sosa comentó que hay un déficit de espacio en las escuelas, ya que en el actual ciclo escolar no se dan abasto para recibir a los hijos de las familias que llegaron.

Veda impide hacer nuevos pozos

En tanto, el regidor de Hacienda en Nopalucan, Rubén Díaz Avelino, mencionó que tampoco podrán hacerle frente a la llegada de más gente, pues en la actualidad tienen problemas para proveer de agua a la población de 38,000 habitantes, cuyos pozos no están funcionando 100 por ciento.

Comentó que existe una veda por parte de la Comisión Nacional del Agua (Conagua) para que no se hagan nuevos pozos, ya que se pondrían en riesgo los mantos freáticos.

Puntualizó que su localidad es mucho más grande que San José Chiapa, por lo que prevén lleguen tiendas de autoservicio y otras industrias, pero antes de ello se necesita mejorar la infraestructura básica, lo cual no se resolverá con un presupuesto de 68 millones de pesos que ejercen al año.

Indicó que esas carencias también han propiciado que algunas proveedoras no se instalen en la localidad y se vayan a Tlaxcala, aun cuando está en construcción el parque Finsa.

Por su parte, Pedro Báez, regidor de Hacienda en Rafael Lara Grajales, comentó que en su localidad se concentra el comercio de la región; sin embargo, en caso de que lleguen grandes centros comerciales se tendrán que ampliar los servicios públicos, para lo cual no tienen recursos suficientes, ya que antes deben mejorar la infraestructura en beneficio de los habitantes.

[email protected]