Los municipios de Colón y Tequisquiapan son los que han incurrido en un mayor riesgo de administración de su cuenta pública del segundo semestre del 2010, de acuerdo con la Entidad Superior de Fiscalización del Estado (ESFE).

El auditor superior del estado, Rafael Castillo Vandenpeereboom, indicó que en el caso del municipio de Colón, durante el periodo de julio a diciembre, el ayuntamiento autorizó un crédito solicitado por 15 millones de pesos, sin tener el permiso de la Legislatura local.

El caso de Colón no tiene tantas observaciones, pero el problema es que hayan endeudado el municipio con una entidad que no tiene el aval del sistema financiero mexicano. Es una sociedad financiera de objeto limitado (sofol) no autorizada por el Sistema Nacional Financiero , explicó el auditor.

Rafael Castillo detalló que para contratar un monto de deuda es necesario que su destino sea para proyectos sociales productivos; en el caso de la demarcación, se utilizó el recurso para el pago de gasto corriente.

Donativos federales

En el caso del municipio de Tequisquiapan, el auditor superior indicó que ha habido un uso indebido de donativos federales y el pago en nómina de trabajadores que no estaban registrados dentro de la misma.

En el caso de Tequisquiapan, el municipio presenta problemas de recursos de manejo de algunos donativos. En el caso de empleados, hay un gran número que no se encontraron en las listas de empleados , dijo.

Con respecto a otras cuentas públicas revisadas por la ESFE, Rafael Castillo explicó que varios municipios del estado incurrieron en el desvío de recursos públicos al destinar el Fondo para la Infraestructura Municipal a gasto corriente, siendo que debe ser destinado a obra pública en zonas marginadas.

En esta situación se encuentran municipios como El Marqués, Colón, Pinal de Amoles, Tequisquiapan y San Juan del Río, comentó Castillo Vandenpeereboom.

[email protected]