Nuevo Laredo.-A causa de la sequía y la falta de pastura, en los últimos dos meses han muerto alrededor de 150 reses en los diferentes ranchos de Nuevo Laredo.

El presidente de la Asociación Nacional de Ganaderos Diversificados (Angadi), Gabriel Serna Aguilar, señaló que aunque las muertes de animales no han sido tan altas, la cifra actual es muy representativa, por lo que se espera se presenten las lluvias lo más pronto posible.

Refirió que aunque la situación es crítica, afortunadamente los ganaderos han sobrellevado la sequía.

"Es un problema que está afectando de manera muy importante en la sustentablilidad del campo, ahorita los ganaderos han estado teniendo que comprar suplemento para que el ganado no se caiga, desgraciadamente esto afecta a la fertilidad de los becerros y su peso", señaló.

Manifestó que ante la sequía que afecta la región "hay ganaderos que acarrean agua en pipas para poder tener al ganado en mejores condiciones, al menos en las suficientes para poder sobrevivir'.

Detalló que en Nuevo Laredo hay más de 300 ranchos, más los ejidos que son alrededor de 18, 'y la verdad todos están sufriendo".

Destacó que a fin de recuperarse de las pérdidas del ganado existe el seguro Progan, que es un fondo de aseguramiento para los ganaderos.

"Este fondo es para alta mortandad de los bovinos, si lo ganaderos por causa de la sequía pierden más de cinco animales, llama a un técnico veterinario de Sagarpa para que el fondo ganadero lo compense', indicó.

Serna Aguilar agregó que los meses de lluvia en esta región son mayo y septiembre, pero aseguró que en los último años se ha atrasado la lluvia de mayo, acentuando la difícil situación por la que atraviesan.

BVC