Puebla, Pue. Los precios bajos de fabricantes chinos y la falta de diseños innovadores mantienen estancando al sector de muebles en la entidad, que hace dos décadas llegó a generar 14,000 empleos y en la actualidad sólo mantiene al 30% de su plantilla laboral.

El presidente del sector perteneciente a la Cámara Nacional de la Industria de Transformación (Canacintra), Jaime Larracilla Huerta, comenta que las 17 fábricas que subsisten se han modernizado en maquinaria, pero no ha sido suficiente para incrementar su competitividad que les permita alcanzar otra vez los volúmenes de producción que tenían en los años 90.

Bajo este tenor, menciona que los fabricantes están en la búsqueda de nuevos diseños, por lo que desde hace un año trabajan con las universidades locales para concebir un centro para innovar en sus productos.

La Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, Universidad de las Américas de Puebla y el campus del Valle de México, que tienen las carreras de Diseño y Mecatrónica, están apoyando en el proyecto, que requiere de entre 15 y 30 millones de pesos para construir sólo las instalaciones.

Larracilla Huerta menciona que mientras esa idea se concibe, algunos muebleros acuden a cursos de innovación en diseños para generar sus propios conceptos o participan en exposiciones para conocer las nuevas técnicas de fabricación.

El empresario considera que sin algo nuevo que ofrecer al mercado seguirán perdiendo con respecto a la importación de productos asiáticos que llegan a mermar sus ventas hasta 50%, a pesar de que son de mala calidad.

Comenta que tampoco pueden bajarse en costos para competir con los importados, sino dejaría de ser rentable la actividad.

Si no le apostamos al mejoramiento de nuestro sector, será difícil que podamos tener oportunidad de entrar a otros mercados, que en la actualidad es regionalista, ya que solo la empresa Muebles Rústicos de la Sierra, es la única que exporta a Estados Unidos , advierte.

Reconoce que siguen dependiendo de los nuevos estilos que genera China y Europa, a los cuales se les compra la mayor parte de la materia prima que se utiliza en los procesos de manufactura.

Cabe mencionar que de las 17 empresas en vigencia, cinco hacen muebles para el hogar; dos hacen mobiliario para escuelas, dos manufacturan muebles rústicos y el resto hace productos para restaurantes y cantinas.