La movilización de petróleo y derivados en los puertos del país cayó 1.4% a tasa anual en el primer semestre del 2017, la primera variación negativa en los últimos tres años para un mismo periodo, de acuerdo con datos de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT).

En el Sistema Portuario Nacional se manejó 150.1 millones de toneladas de carga, donde el sector petróleo y derivados totalizó 61.6 millones, es decir, 41.0% del total.

Al respecto Raymundo Tenorio Aguilar, especialista del Tecnológico de Monterrey, destacó que esta disminución respondió a menor volumen de petróleo de exportación.

El descenso en la movilización de este tipo de carga hacia el exterior se debió a la caída en el precio del petróleo y a una disminución en la producción del crudo, comportamiento que impactó en la distribución al exterior, precisó Kristobal Meléndez Aguilar, analista del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP).

La región del Pacífico, con 23.1% de la carga total de petróleo, mostró una contracción anual de 8.1% en el primer semestre del año. Los puertos con la mayor disminución en la movilización de carga petrolera fueron: San Carlos (Baja California Sur), con 39.3%; Manzanillo (Colima), 28.2%; Lázaro Cárdenas (Michoacán), 27.7%; Salina Cruz (Oaxaca), 12.2%, y Pichilingue (Baja California Sur), 10.6 por ciento.

El analista del CIEP dijo que por cuestiones de rentabilidad la movilización exhibió una dinámica negativa, debido a las líneas de distribución que siguen los puertos de esta zona.

Tenorio Aguilar enfatizó que ya que no hay un crecimiento en la exportación de petróleo hacia Asia, por no ser un mercado natural para el país de este tipo de carga, estos puertos reflejaron menor movimiento, aunado a menores niveles de importación de petróleo.

Por el contrario, la movilización de carga incrementó en Topolobampo (Sinaloa), con 23.3% anual; Acapulco (Guerrero), 18.1%; Rosarito (Baja California), 16.6%, y Mazatlán (Sinaloa), 11.6 por ciento.

El especialista del Tecnológico de Monterrey expuso que el movimiento observado en estas terminales fue por el ascenso de las importaciones de derivados de petróleo.

Bajo crecimiento

En tanto, en la región Golfo-Caribe se observó un incremento anual de 0.7% en el sistema portuario del sector petrolero en el periodo enero-junio del años en curso, transitando 47.3 millones de toneladas.

De los ocho puertos que movilizan este tipo de carga, las variaciones más elevadas se observaron en Progreso (Yucatán), con 18.9%; Dos Bocas (Tabasco), 14.0%; Lerma (Campeche), 11.4%, y Veracruz (Veracruz), con 5.5 por ciento.

Mientras, sólo en dos terminales portuarias del Golfo-Caribe registraron retrocesos: Tampico (Tamaulipas), con 5.1%, y Cayo Arcas (Campeche), con 11.8 por ciento.

Raymundo Tenorio detalló que la importación petrolera, que se hace particularmente desde Galveston, Texas, entra por el Golfo, por lo que el incremento en la entrada de combustóleos y aceites puros se refleja en un aumento en la movilización total de este tipo de carga; puntualizó que Cayo Arcas respondió al descenso en exportaciones petroleras.

Mercado externo

El Sistema Portuario Nacional se divide en: Altura (cuando se atienden embarcaciones, personas y bienes entre puertos, terminales o marinas nacionales con puertos del extranjero) y Cabotaje (cuando sólo se atienden embarcaciones, personas y bienes en navegación entre puertos, terminales y marinas nacionales).

Los puertos de Altura del país, que concentran 80.1% de la movilización de petróleo y derivados, mostraron en términos anuales una reducción de 4.9% en exportaciones y un crecimiento de 20.4 en importaciones durante el primer semestre del 2017.

Así, se vendieron al exterior 33.4 millones de toneladas de carga petrolera, donde el mayor tránsito se dio en Dos Bocas (37.9%), Cayo Arcas (36.9%), Coatzacoalcos -Veracruz-(10.8%) y Salina Cruz (9.2 por ciento).

En relación con el manejo de carga de igual periodo del año pasado, el comportamiento fue el siguiente: Manzanillo (-100.0%), Lázaro Cárdenas (-45.8%), Salina Cruz (-14.3%), Coatzacoalcos (-12.0%), Cayo Arcas (-10.8%), Tampico (9.4%) y Dos Bocas (12.8 por ciento).

En el lapso de análisis, se importaron 15.9 millones de toneladas de carga petrolera; con mayor presencia en este sector se ubican Coatzacoalcos (32.9% del total), Tuxpan -Veracruz- (32.8%), Rosarito -Baja California- (9.0%), Tampico (7.2%), Mazatlán (5.2%), Topolobampo -Sinaloa- (4.2%) y Manzanillo (4.0 por ciento).

En esta línea, de los 12 puertos que compraron al exterior este año sólo se disminuyó la movilización a tasa anual en Dos Bocas (32.7%) y Guaymas -Sonora- (0.2%), mientras los mayores incrementos fueron en Progreso (1,044.0%), La Paz -Baja California Sur- (137.1%), Mazatlán (99.0%), Manzanillo (76.6%), Rosarito (68.3%), Tampico (53.2%), Coatzacoalcos (15.6%) y Topolobampo (13.3 por ciento).

Asimismo, en cabotaje, entrada y salida de carga retrocedieron 9.7 y 16.8%, respectivamente.

De la carga de 61.6 millones de toneladas de petróleo y derivados en el primer semestre del año, la mayor movilización se llevó a cabo en Dos Bocas, con 13.2 millones (21.5%); Cayo Arcas, con 12.4 millones (20.1%); Coatzacoalcos, con 11.2 millones (18.2%); Salina Cruz, con 6.2 millones (10.1%); Tuxpan, con 5.6 millones (9.0%); Tampico, con 2.3 millones (3.8%); Rosarito, con 1.6 millones (2.6%), y Progreso, con 1.5 millones (2.4 por ciento).

melania.delgado@eleconomista.mx