Monterrey, NL. La calificadora Moody’s bajó las calificaciones de emisor del estado de Nuevo León de Ba2/A2 a BA3/A3.mx. No obstante, la perspectiva se cambió a estable desde negativa.

Moody’s espera que, como resultado de las continuas dificultades fiscales que enfrenta Nuevo León ante la actual pandemia, los balances operativos brutos negativos y los requerimientos financieros sigan manteniendo el nivel actual de liquidez durante los próximos uno a dos años”.

La calificadora destacó que en 2020 debido a la pandemia, los ingresos operativos del estado disminuyeron 0.8% y sus ingresos totales se estancaron. Sin embargo, los gastos operativos aumentaron un 7.4% debido a mayores gastos relacionados, con subsidios, materiales y servicios de personal.

El secretario de Finanzas y Tesorero general del estado, Carlos Garza Ibarra, explicó que a pesar de que la pandemia de Covid-19 ocasionó que en 2020, el gobierno de Nuevo León captó menos ingresos y gastó más para atender las necesidades de salud de la población, lo recaudado durante el presente año avanza favorablemente, por encima de lo programado, y se ha contenido el gasto en un nivel inferior al presupuestado.

Abundó que Moody’s emplea una escala particular en sus calificaciones, pero que en la escala que se usan las demás agencias, es el equivalente a pasar de A a A-, que es una calificación positiva.

Comentó que el ajuste es natural luego de las circunstancias originadas por la pandemia, pero de ninguna manera significa que exista riesgo alguno para el cumplimiento de las obras y programas que se tienen programados para este año, aprobados por el Congreso del estado.

Detalló que en el periodo enero-mayo 2021, los ingresos propios se han comportado de manera favorable, ya que presentan un incremento de 1,824 millones de pesos respecto a lo programado, y se espera que cierren en 5,343 millones de pesos, por arriba de lo presupuestado, lo que permitirá financiar el déficit proyectado al inicio del presente ejercicio fiscal.

Agregó que “la calificación dada a conocer este viernes es considerada como de alta calidad crediticia, ya que reconoce una capacidad superior para pagar obligaciones de corto plazo, de acuerdo a la escala de riesgos de la propia calificadora”.

En 2015 Nuevo León llegó a contar con calificaciones de BBB+, y ahora todas las calificaciones se encuentran en la escala de A, puntualizó.

rrg