Monterrey, N.L.- La deuda del municipio de Monterrey supera los 2,583 millones 325, 828 pesos, sin embargo, la situación financiera de ese ayuntamiento se ha deteriorado a tal grado que no le alcanza ni para pagar el consumo de electricidad y la presente administración reconoció un adeudo de 10 millones 500,000 pesos a la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

La deuda que enfrenta la ciudad de Monterrey ante la CFE es por el suministro de electricidad para alumbrado público, lo que representa un nuevo elemento de presión para las finanzas de la capital de Nuevo León, ya que la paraestatal exige el pago total de lo adeudado.

El alcalde sustituto de Monterrey, Jaime Bazaldúa, mencionó que todo forma parte de un malentendido por parte de los regidores, pero de cualquier forma se buscará realizar un convenio con la Comisión Federal de Electricidad.

El reconocimiento del adeudo causó polémica entre los integrantes del Cabildo, ya que algunos regidores demandaron buscar la posibilidad de realizar con carácter de urgencia un convenio ante la CFE, para evitar que las colonias se queden sin el servicio de alumbrado público ante el riesgo inminente de corte del servicio.

Sin embargo, la deuda del municipio de Monterrey a la CFE llegó a incrementarse hasta los 18 millones de pesos, pero logró realizar dos pagos de cuatro millones cada uno para evitar el corte del suministro de luz y quedaron pendientes, 10 millones 500,000 pesos.

Por su parte, Felipe Enríquez y Margarita Arellanes, candidatos a la alcaldía regia del PRI y PAN, reconocieron que Monterrey es uno de los más endeudados del país y que van a implementar un plan de reestructuración para bajar los niveles de deuda que registra esa ciudad.

Mientras que para el ex alcalde de Monterrey Fernando Larrazábal, quien es señalado por diputados locales de Nuevo León de ser el responsable del exorbitante endeudamiento que registran las finanzas regiomontanas, se defendió y dijo que durante su gestión logró bajar la deuda de ese municipio de 4 a 3 dejando unas finanzas sanas.

Larrazábal recordado a nivel nacional por el escándalo del quesogate , en el cual se involucró a su hermano en supuestos hechos de corrupción, sobre el adeudo a la CFE, mencionó que es parte de un convenio de pago que la mayoría de los ayuntamientos establecen con ese organismo.

Argumentó que todos los municipios del área metropolitana pagan mensualmente el consumo de energía correspondiente al 50 por ciento de las luminarias y el 50 por ciento restante lo liquidan de forma estadística mediante un censo que es actualizado cada cinco años.

Este censo se renueva cada cinco años, lo que sucedió esta vez, por lo que ante el aumento de colonias en el municipio, se definió que el municipio debía hacer ese pago extra de 10 millones de pesos , enfatizó.

UNA DEUDA EN MOVIMIENTO

Felipe Enríquez, quien aspira a la alcaldía de Monterrey, sostuvo que la deuda de ese ayuntamiento alcanzó los 2, 583 millones 325 mil pesos, sin embargo, reveló que los pasivos de corto plazo de ese municipio podrían ascender hasta los 1,000 millones de pesos.

Para el cierre del año pasado, los pasivos del ayuntamiento de Monterrey, registraron un incremento del 25 por ciento en comparación a los reportados en diciembre de 2010.

La deuda de Monterrey se ha elevado en un 111.4 por ciento en comparación al saldo que registraba en 2006 cuando era de 1, 221 millones 855, 577 pesos y en 2010 se elevó en un 17 por ciento en relación al año anterior al ser de 2, 060 millones 674, 619 pesos y actualmente ya se ubica en 2, 583 millones 325, 828 pesos.

La calificadora Fitch Ratings mantiene la perspectiva crediticia del ayuntamiento de Monterrey en negativa , ante el deterioro de las finanzas públicas de ese municipio y el bajo dinamismo de ingresos.

El municipio tiene tres grandes créditos bancarios, con Banobras contratado en 2006 y a la fecha adeuda alrededor de 750.4 millones de pesos; con Banca Afirme asumido en 2009 y se ubica en 468.9 millones de pesos y con Banco del Bajío que dada del 2009 con un saldo de 289.8 millones de pesos.

De acuerdo a esa calificadora ante el actual nivel de endeudamiento el municipio de Monterrey requiere una generación de ahorro interno mínima de 500 millones de pesos para mantener su nivel de calificación.

Pero el municipio todavía bajo el mano de Fernando Larrazábal continuó endeudándose y en agosto del año pasado contrató un crédito adicional con la banca comercial por 292.1 millones de pesos.