Querétaro, Qro. La profesionalización de las micro, pequeñas y medianas empresas (mipymes) industriales es la estrategia con la que este segmento de unidades económicas busca potenciar su actividad tras los estragos de la pandemia y superar las afectaciones productivas que ha dejado la contingencia.

Por tanto, las mipymes del estado siguen el propósito de aumentar sus capacidades de producción para que puedan ser más competitivas y confiables para llegar a las cadenas de suministro de las grandes industrias, comentó el presidente de la Asociación de Mipymes Industriales de Querétaro (Amiqro), José Luis Cámara Gil.

Con estos objetivos 10 empresas conforman la séptima edición del Programa de desarrollo y acreditación de proveedores de indirectos para la industria, iniciativa que coordina la asociación, el Clúster Automotriz del estado, la Secretaría de Desarrollo Sustentable (Sedesu) y la consultora INNODESC. Hasta el momento son 100 las empresas que han participado en el programa, dedicadas a diversas ramas productivas.

"La finalidad es que estas empresas se puedan profesionalizar para que puedan ser competitivas, más confiables y desde luego aportar una calidad mucho mayor para ser atractivas para la gran industria. En esta ocasión son 10 empresas, el programa cubre este número de empresas queretanas, arrancamos formalmente (el programa de capacitación), debemos concluir el 14 de septiembre", refirió. 

Luego de los rezagos en cadenas de suministro que generó el avance de la pandemia de Covid-19 en todo el mundo, refirió, resulta necesario mantener activas las cadenas de suministro en México, dando una especial atención a las capacidades de proveeduría de las mipymes, a fin de que sean consideradas por grandes compañías.

Las mipymes, comentó, buscan ser parte de procesos de mejora continua para certificarse como proveedores confiables, así como elevar su calidad. Con este tipo de iniciativa también se busca que las empresas locales sean competitivas incluso a nivel global, precisó el presidente del Clúster Automotriz del estado, Renato Villaseñor Mendoza.

Medidas operativas

Tras la pandemia, la segunda medida operativa -que planean practicar de forma permanente las empresas en México- es la diversificación de cadenas de suministro, expone la Encuesta sobre impacto generado por Covid-19 en las empresas (ECOVID-IE), emitida por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi). En tanto, la principal medida operativa que proyectan aplicar es la adopción de turnos de trabajo, expone el instituto.

El último censo económico del estado, publicado por Inegi, indica que en el 2019 en la entidad había 115,532 establecimientos: 92% microempresas, 7.5% pequeñas y medianas y 0.5% grandes. De ellas, sólo 9,4% está evocada a las actividades manufactureras, 46.1% al comercio, 42.2% a servicios y 2.2% al resto de actividades económicas. 

estados@eleconomista.mx