El fenómeno migratorio entre México y Estados Unidos vive hoy una condición inédita, confirmada por estudios serios de distintos orígenes, aseguró el subsecretario de Población, Migración y Asuntos Religiosos, Gustavo Mohar Betancourt.

El funcionario de la Secretaría de Gobernación respaldó la declaración del presidente Felipe Calderón Hinojosa, quien la víspera dijo en Estados Unidos que los flujos migratorios entre ambos países hoy se encuentran en casi cero.

Prueba de ello es que estudios elaborados por Pew Hispanic Center, el INEGI y especialistas estadunidenses hablan de que tras varios años la tendencia es una disminución en la migración de México hacia Estados Unidos y ha comenzado el regreso de connacionales.

Esto, señaló el subsecretario, coloca al país en una posición inédita que puede ser el inicio de un cambio profundo en el fenómeno migratorio, mismo que debe ser estudiado y comprendido en su justa dimensión.

El presidente Calderón Hinojosa no se equivocó al asegurar que factores como el demográfico, el laboral, la salud y las oportunidades en México, forman parte de este fenómeno ya demostrado, que es la caída en los flujos migratorios de México hacia Estados Unidos, opinó.

Además, Mohar Betancourt recordó que el propio Ejecutivo federal también reclamó a Estados Unidos, con toda claridad y fuerza, que es necesario ver el fenómeno migratorio como oportunidad de colaboración, y no como un problema que se atienda con prohibiciones.

Aseguró que en el futuro sí pueden modificarse los patrones migratorios, pero al estado que se encuentra hoy día, hay una tasa cero en el flujo de connacionales, el cual es necesario estudiar, comprender.

Igualmente, las leyes antiinmigrantes que se han aprobado en varios estados de la Unión Americana propician el regreso de mexicanos, además de que muchos ya cumplieron sus ciclos en la nación del norte y deciden regresar.

MIF