La administración entrante en Michoacán buscará destrabar los grandes pendientes que obstaculizan el desarrollo económico de la entidad.

Entrevistado por El Economista, el secretario de Fomento Económico del estado, Ricardo Martínez Suárez, afirma que Michoacán deberá enfocar sus baterías en retornar la confianza perdida del inversionista.

Reconoce que la entidad tiene una costa turísticamente desperdiciada, una zona centro que hace mucho no ve inversiones importantes y una región norte bajo el flagelo de la violencia.

Al hacer un balance, refiere que el gobierno de extracción priísta al llegar encontró un estado con inmovilidad financiera y económica. En el 2011 Michoacán apenas creció 1.18%, uno de los mejores años del estado , dice, mientras arquea las cejas y levanta los hombros.

De acuerdo con su análisis, en los últimos años en la entidad se privilegió una economía de poca tecnificación y valor agregado. Critica que la industria de la transformación se encuentra en un estado deprimido, justo como el Producto Interno Bruto (PIB) per cápita (72,100 pesos), el cual se encuentra muy por debajo de la media nacional (98,883 pesos), y es sólo superior al de estados como Chiapas, Guerrero, Oaxaca, Tlaxcala o Hidalgo.

Hay una situación complicada donde hay áreas sin industria, donde tenemos que empezar a tener políticas públicas claras que promuevan la inversión, que -al mismo tiempo- incentive la estabilidad social desde el estado , por lo que -comenta- el objetivo es industrializar el sector primario, que involucra la minería y el campo, y comenzar a participar en el mercado de la proveeduría.

LOGÍSTICA, EL PUNTO FUERTE ?A APROVECHAR

Martínez Suárez destaca que aunque prevén que la minería sea uno de los motores de crecimiento y desarrollo más importantes del sexenio, la veta, aún sin explotar y que puede dejar más dividendos a Michoacán, es su posición estratégica como conector entre el Bajío, centro y norte del país con la costa del Pacífico, vía el puerto de Lázaro Cárdenas.

Apunta que 63% del PIB nacional está a menos de tres horas y media de la ciudad de Morelia, por su cercanía con ciudades como Puebla, Pachuca, ciudad de México, Guadalajara, Querétaro, León, Aguascalientes y San Luis Potosí.

Así, según él, la entidad por fuerza buscará contar como una inversión insignia, como lo fue Mazda para Guanajuato o Bombardier en Querétaro.

El sector logístico, para él, es el que cuenta con las condiciones para poder albergar una inversión de gran tamaño en el mediano o corto plazo.

BUROCRACIA Y FINANZAS, ?MALA COMBINACIÓN

De acuerdo con registros de la Secretaría de Hacienda, la deuda del estado pasó de 2,811 millones de pesos en el 2006 a 15,141 millones en el 2011, es decir, un crecimiento de 438 por ciento.

Por ello, al cuestionársele sobre este aspecto, aclara: estamos en una situación muy complicada que nos deja al gobierno sin liquidez para poder tener un desarrollo interno, pero también con una burocracia muy amplia, con 3,500 plazas de base. Somos el estado con el tercer tamaño del aparato burocrático, después del DF y Estado de México. El gobierno debe tener la política pública de no ser el empleador número uno, sino ser el facilitador para que vengan las inversiones privadas y que ellas lo sean , menciona el funcionario.

[email protected]