Monterrey, NL. El mercado de oficinas de Nuevo León ha sido golpeado por la pandemia de Covid-19, y ha exigido a los líderes empresariales adaptarse a la volatilidad del entorno para crear respuestas rápidas que den continuidad a los negocios y que los equipos de trabajo se sientan seguros trabajando desde el hogar o en las oficinas.

Así lo comentó a El Economista, Julio Hirschfeld, director ejecutivo de PM Steele, empresa que tiene dos unidades de negocio: mobiliario de oficina y sistema de almacenamiento.

“Los principales retos ahora que regresamos a las oficinas es lograr que los equipos se sientan seguros para desempeñar su trabajo, ya que son el principal activo de las empresas”, anotó el directivo.

En fecha reciente PM Steele hizo una encuesta que reveló que 66% de las empresas han sido afectadas en sus operaciones, principalmente las más grandes en el área metropolitana; el otro 33% opera de manera normal y son los menos afectados los que se dedican al comercio y empresas medianas, en la región norte y el bajío.

PM Steele informó que está trabajando con Recursos Humanos para que todas las oficinas estén adecuadas principalmente en el área de Finanzas y Recursos Humanos.

Luego de que se dispararon los contagios de Covid-19, las empresas se han enfocado en salvaguardar la seguridad y salud de los trabajadores. Los expertos recomendaron cuidar la sana distancia y se han diseñado biombos y mamparas de acrílico, vidrio y laminado de plástico, para los ambientes colaborativos de las empresas, mencionó.

Otra área de oportunidad es que los muebles de la casa se convirtieron en soluciones emergentes pero no funcionales, considerando que la pandemia se extenderá algunos meses más, se requiere acondicionar un espacio para adaptar como una oficina.

Consideró que las empresas tienen que cuidar sus recursos y hacer inversiones en la parte digital, "estamos apostando por esas directrices”.

Por ejemplo, la empresa ha invertido en Tablets, VPNS (red privada virtual)  y software, para no romper el lazo comercial con el cliente;  migrar de golpe a dinámicas a distancia; usar la tecnología como puente de comunicación entre clientes, proveedores y colaboradores con la compañía, y crear hábitos de nuevas formas de trabajar.

kg