De los más de 400,000 consumidores de energía eléctrica que hay en el estado, sólo 30 utilizan algún método para el ahorro de energía, lo que se traduce en una falta de cultura en su uso eficiente; además, implicaría un menor gastos para los clientes de la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

En este contexto, Mauricio Reyes Caracheo, superintendente de la CFE, reconoció que se tiene una cultura pobre en cuanto al ahorro de luz en el estado, ya que a penas se empiezan a usar y entender las nuevas tecnologías en generación de energía: Nos falta muchísimo, estamos en pañales pudiera decir , aseveró.

Reyes Caracheo explicó que los costos de los equipos alternos generadores de energía son más elevados que los ordinarios, incluso llegan a costar dos veces más de lo normal; aunque el precio de inicio de la fuente normal de energía es más barato, pero a la larga es más caro y es donde no se ahorra .

Mientras en el sector industrial, comentó, las tecnologías ahorradoras de energía son bien aceptadas, los costos de inicio de estas opciones son elevados, y por ahora se están analizando por parte de los empresarios para poder hacer viables estos sistemas y puedan economizar en los gastos corrientes.

Disminución de costos

Desde hace tres a cuatro años, han bajado considerablemente el costo de estas tecnologías, y seguramente seguirán disminuyendo porque ya hay competencia, hay más gente interesada que ha entrado en el mercado , dijo el superintendente.

Hay empresas que están bajo el régimen de cogeneración y otras a las que les sobra vapor de agua, entonces están aprovechando esta energía para generar electricidad que consumen en sus instalaciones.

Mauricio Reyes indicó que son 18 empresas las que usan este tipo de sistema de generación de energía, mientras que se está capacitando a más empresarios para que se acerquen e implementen este tipo de tecnologías para la generación de energía eléctrica.

manuel.garcia@eleconomista.mx