Monterrey, NL. El gobernador de Nuevo León, Jaime Rodríguez Calderón, aseguró que tras de que se presentara el máximo histórico de contagios de Covid-19 este viernes 4 de diciembre, con 871 casos confirmados de Covid-19 desde el inicio de la pandemia, esto orilló a tomar nuevas medidas para restringir la movilidad y poder cortar la cadena de transmisión.

Nos hemos visto orillados a tomar esta decisión (de cerrar comercios y servicios los fines de semana) debido al insuficiente compromiso de la sociedad para reducir la cantidad de contagios y por ende el numero de fallecimientos", señaló el gobernador en sus redes sociales.

Explicó que en el semáforo epidemiológico estatal hay cuatro indicadores en rojo o riesgo máximo, 2 en naranja y sólo 4 en verde, lo que alerta de que si no se toman las acciones en este momento, "nos podríamos ver rebasados e incluso llegar a cerrar nuestra economía en su totalidad", enfatizó.

"En Nuevo León hemos sabido mediar y mantener en equilibrio la salud y economía; prueba de ello es que en el estado los hospitales han sido siempre suficientes y nunca nos vimos en la necesidad de atender pacientes en carpas u hospitales improvisados, y queremos que siga así, para salvar la mayor cantidad de vidas posible", destacó. 

Reconoció que la medida es dura, y aseguró que de ninguna forma se afectará a los comercios, pues quien tenía la intención de realizar una compra podrá hacerlo entre semana, siguiendo todas las medidas de prevención, pero este fin de semana, se necesita estar más separados que nunca, pero luchando juntos contra el virus. "¿Cuento con ustedes?", preguntó a los nuevoleonenses.

kg