El gobernador de Guanajuato, Miguel Márquez Márquez, dejó en claro que no será el próximo dirigente nacional del Partido Acción Nacional (PAN), ya que lo único que le compete en este momento es el cierre de su administración y hacer una correcta entrega-recepción.

El mandatario estatal confesó que al término de su administración se dedicará completamente a su familia, pues tiene un compromiso con ellos; dedicar tiempo a su esposa, hijos y padres.

“Lo he comentado de manera muy clara, tengo que concluir mi mandato, mi prioridad es mi familia. El tema del partido (PAN) no es tema ahorita, todavía le falta un buen rato para que haya cambio de dirigencia nacional, yo no entraría en ese tema”, dijo Miguel Márquez Márquez. 

“Insisto, mi pensamiento y mi corazón es terminar bien en estos tres meses, hacer una entrega a recepción”, abundó. 

Para concluir, el Ejecutivo estatal descartó que continúe en la vida política del país, por lo que no tiene la intención de buscar la dirigencia nacional del albiazul ni otro puesto.

estados@eleconomista