Cancún, QR. El descenso para Quintana Roo en el número de visitantes argentinos de más de 20% se debe a un tema coyuntural por los problemas que enfrenta ese país; en otros casos, como la baja en turismo estadounidense se trata de una tendencia que está buscando revertirse con el reforzamiento de la promoción en aquella nación.

Así lo señaló Marisol Vanegas Pérez, secretaria de Turismo en Quintana Roo, respecto del balance de la dependencia estatal durante la primera mitad del año en curso, que arroja una baja en llegada de viajeros internacionales, pero incremento en el volumen total vía aérea, principalmente por un crecimiento de visitantes nacionales.

El reto a largo plazo, dijo, es poder mantener crecimiento y una ocupación sostenida, aun considerando las 16,000 habitaciones hoteleras que están en proceso de construcción en la zona norte del estado.

Pese a las caídas de doble dígito en viajeros argentinos, así como de 8.7% en turismo brasileño, de 2.1% en viajeros ingleses y de 3.4% en visitantes estadounidenses, durante los primeros seis meses del año también hubo crecimientos de doble dígito en mercados como el francés, que aumentó 16.4%, o el colombiano (13.4%), además del alemán, que repuntó 11.1% respecto al mismo periodo del 2018, expuso Vanegas Pérez.

Lo anterior, sin contar el crecimiento de 6.7% que reporta el turismo nacional en el lapso de referencia, el cual representa más de 30% de los visitantes que recibe anualmente la entidad, añadió la funcionaria.

Por su parte, el gobernador Carlos Joaquín González coincidió que el reto es muy grande para el estado, por el número de habitaciones hoteleras que se están construyendo, sobre todo en la parte norte del estado, lo cual implicará reforzar esfuerzos para mantener los niveles de ocupación acostumbrados, pero con miles de habitaciones nuevas.

No se puede descansar en ese objetivo, acotó, porque no deja de crecer el número de cuartos hoteleros en la entidad y ello obliga a reforzar la promoción y mejorar el producto turístico, con el objetivo de mantener la competitividad y los niveles de ocupación.

El Ejecutivo estatal adelantó que los hoteleros de la entidad le anticipan que habrá “una buena temporada de otoño” sin el temor del regreso de las temporadas bajas.

En puerta

Sobre los hoteles que alistan su construcción en Quintana Roo, uno de los más grandes es el Grand Island Cancún, de la firma BVG World, el cual tiene ya la aprobación ambiental del gobierno federal para la edificación de 3,000 habitaciones a la altura del kilómetro 17 de la zona hotelera de Cancún, con una inversión del orden de 450 millones de pesos.

Otros proyectos en puerta son los hoteles Live Aqua Beach Resort Tulkal, de 340 cuartos, y Fiesta Americana All Inclusive Tulkal, con 515 habitaciones, con una inversión de más de 1,900 millones de dólares.

Asimismo, está en construcción el hotel Waldorf Astoria, de 150 habitaciones en el municipio de Puerto Morelos, cuya inversión corre a cargo de la firma Parks Hospitality.

[email protected]