Cancún, QR. Wisdom Towers, la primera comunidad de retirados que se construirá en Puerto Cancún, tiene la pretensión de comercializar, hasta en 2,500 dólares el metro cuadrado, las 154 unidades de alojamiento que tendrán la primera y segunda fases del proyecto, adelantó Francisco Córdova, desarrollador inmobiliario y exdirigente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE) del Caribe.

El empresario explicó ante representantes de organismos estadounidenses de bienes raíces que será una comunidad de retirados de alto nivel, gestionada por Greystone, que aportará su amplia experiencia y exitosa trayectoria al proyecto .

Comentó que las comunidades de retirados tradicionales, como las que existen en San Miguel de Allende, ya están rebasadas, pues lo de hoy son los desarrollos verticales, que reúnen en un sólo edificio todos los servicios necesarios, desde restaurantes de alta calidad, hasta assisted living permanente y áreas especialmente pensadas para personas con demencia senil o algunos otros trastornos.

Ambas áreas están contempladas dentro de la obra, cuyos terrenos están en proceso de adquisición en Puerto Cancún, con una superficie construible de 25,197 metros cuadrados (m2) y una superficie vendible de 15,000 metros cuadrados. En esa superficie estarán las primeras dos torres, con la posibilidad de construir a largo plazo una tercera torre contigua.

Espacios reciclados

Córdova indicó que mientras las comunidades de retirados en el estado de Texas, Estados Unidos, llegan a cotizarse hasta en 4,500 dólares por metro cuadrado, en México el precio será de hasta 2,500 por m2, como máximo, de ahí que la intención de desarrollar esta comunidad en Puerto Cancún sea la de darle la mayor plusvalía posible a las unidades.

La comunidad se comercializará por Greystone bajo un novedoso esquema de membresía, mediante el cual los compradores no adquieren la propiedad, sino la posesión de la misma hasta su muerte. Una vez que fallecen, se les rembolsa 90% del costo de la membresía, para que el espacio pueda ser comercializado nuevamente a un nuevo comprador.

Córdova aseguró que tanto las comunidades de retirados, como otros nichos de mercado del turismo médico representan una oportunidad enorme para Cancún, en términos de derrama económica, pues mientras un turista tradicional gasta en promedio 700 dólares por estancia, un paciente o retirado puede generar hasta 2,500 dólares semanales para la economía local.

Lo anterior significa que si en los próximos años, Cancún logra captar un mercado de 25,000 baby boomers, la derrama económica sería de más de 300 millones de dólares al año.

[email protected]