La industria automotriz y de autopartes en Querétaro es una de las que mayor avance tiene en la entidad, de tal forma que es fundamental mantener su desempeño hacia futuro, fortaleciendo la cadena de proveeduría, aseguraron especialistas.

De acuerdo con la Industria Nacional de Autopartes (INA), el sector proyecta tener un crecimiento de entre 5 y 6% para este 2015, tanto a nivel nacional como en la entidad.

Óscar Albin, presidente ejecutivo de la INA, aseguró que el desempeño de las empresas proveedoras será positivo en términos generales, debido a la demanda que se genera por parte de las armadoras que se han instalado en el Bajío, así como al desempeño del mercado de exportación.

Lo anterior, detona a su vez la industria en el estado, el cual ha sobresalido por su vocación en este segmento.

La región de Querétaro es altamente exportadora, siempre, desde hace 20 años que empezaron a llegar al territorio empresas de autopartes, entonces definitivamente es un estado altamente tecnificado, con gente de muy buena valía tanto en la mano de obra como en la ingeniería , sostuvo.

Mano de obra calificada

La industria automotriz representa 40% del Producto Interno Bruto (PIB) del estado, según la información de la Secretaría de Desarrollo Sustentable de Querétaro (Sedesu). En la entidad existen más de 300 empresas en el sector que generan alrededor de 44,000 empleos.

Por su parte, el presidente del Colegio Queretano de Economistas (CQE), Arturo Muñoz Villalobos, reconoció la importancia que tiene actualmente la industria automotriz y de autopartes en el estado, así como la especialización de la mano de obra en diversos procesos.

Creo que la proveeduría sigue siendo una parte muy importante de la industria automotriz, que precisamente en eso se ha especializado en el país. Y realmente lo que observamos hoy en día de niveles de crecimiento económico, se ven reflejados en la industria automotriz , aseguró.

Por ello, destacó la relevancia de continuar con esta dinámica, impulsando la participación y coordinación de las empresas locales y extranjeras en la cadena de proveeduría; así como la integración de procesos, a través de capacitación y consultoría que lleven a tener mejores resultados que se identifiquen con los requerimientos que demandan las plantas armadoras.

Albin agregó que en el caso de Guanajuato, hay otras industrias como la de piel y curtiduría que también se han enfocado en el sector, en donde se han establecido oportunidades de negocio.

En el tema del tipo de cambio, comentó que el incremento del precio del dólar frente al peso a lo largo del año ha dado competitividad a la industria, en términos generales, aunque también se estima un efecto inflacionario hacia finales del 2015 e inicios del 2016.