Puebla, Pue. Proyectos por parte del gobierno estatal como escuelas, tramos carreteros, caminos rurales, puentes y otros en materia de salud están reactivando al sector de la construcción, que ve posibilidades de lograr una meta de recuperar 7,500 empleos antes de que termine el primer semestre, los cuales se perdieron durante los cinco meses de paros por la pandemia de Covid-19 en el 2020, teniendo a la fecha 3,000 recontratados del total.

Así lo comentó Héctor Sánchez Morales, presidente local de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC), quien destacó que el sector requería que se reactivaran las licitaciones en el primer trimestre, porque al cierre del 2020 hubo muy baja actividad cuando se dio un rebrote de contagios, lo que llevó a parar proyectos por un mes, los cuales apenas se habían retomado en septiembre de ese año.

Las primeras licitaciones en el arranque del presente año volvieron a generar confianza entre los constructores poblanos, quienes tenían preocupación de que se postergaran hasta que Puebla estuviera en mejores condiciones respecto a la incidencia de contagios.

Por la vacunación, en la entidad se han registrado menos casos de Covid-19, pero a la par el gobierno estatal entendió que el sector es un pilar en el desarrollo económico del estado y es necesario acelerar su reactivación bajo los protocolos sanitarios.

En este tenor, el empresario refirió que entre más licitaciones estatales se emitan podrán prever que la recuperación se alcance en este 2021, pero los municipios también deben hacer lo propio, aunque haya una elección en curso para las nuevas autoridades.

Obras privadas

Aunque reconoció que de los 300 socios al menos 40 empresas, desde micro hasta grandes, no han podido retomar proyectos de obras privadas en más de un año por la falta de liquidez.

Sánchez Morales comentó que esa cifra no creció al ir regresando poco a poco a la actividad pública y privada durante el presente año, lo cual esperan que siga así.

Actualmente, trabajar a 70% de su capacidad en operaciones es benéfico, ya que venían ejecutando proyectos a 30%, situación que sólo implicaba alargar los tiempos en conclusión de obras que afectaba en los costos.

Puntualizó que la obra pública en este periodo de crisis económica es fundamental para el sector, siempre y cuando haya inclusión de la mayoría.

estados@eleconomista.mx