Transitar a una economía circular y mejorar la movilidad urbana son los principales retos que tiene la Ciudad de México en materia de sustentabilidad.

Por lo anterior, autoridades capitalinas y finlandesas convocaron al concurso de innovación Reto CDMX, iniciativa que reúne a la ciudadanía con los sectores privado, público y académico en la búsqueda de soluciones.

El concurso, convocado por la embajada de Finlandia, en conjunto con Business Finland, se divide en dos categorías: economía circular (proyectos para el manejo de residuos sólidos, particularmente en empaques flexibles, plásticos y desperdicio de alimentos) y movilidad urbana (vehículos eléctricos y mejoras en el desplazamiento de personas y productos en la ciudad).

El universo de participantes contempla universitarios (por concluir sus estudios profesionales), startups, docentes e investigadores, recién titulados y personas con experiencia en los sectores de enfoque. Los ganadores pueden obtener premios de hasta 100,000 pesos, además de recibir financiamiento y socios.

Los proyectos serán recibidos hasta el 3 de abril en www.retocdmx.com, donde se especifican las bases del concurso.

A decir de Heidi Virta, directora de Business Finland para América Latina, el fin es crear soluciones a los principales retos de la ciudad. “Esperamos tener muchos participantes para que salgan proyectos muy concretos y se generen realmente innovaciones, nuevos negocios que se pueden implementar en la ciudad, que servirán como una prueba y después se puede escalar a otras ciudades y a otros países”.

En entrevista con El Economista, añadió que un tema toral para que se cumplan los objetivos en economía circular y movilidad urbana es la coordinación entre los institutos de investigación, universidades, empresas, gobierno y ciudadanos, “es una excelente plataforma para que juntos se creen soluciones verdaderas e innovadoras para la ciudad”.

En este tenor, Päivi Pohjanheimo, embajadora de Finlandia en México, refirió que el reto en la capital del país va a ser la creación de una plataforma que ayude a establecer nuevos lazos entre los países y las capitales de Helsinki y Ciudad de México, “no se trata que nosotros sólo estemos prestando nuestras mejores prácticas, es el punto de partida”.

Explicó que un amplio impacto se puede hacer en concientizar a la gente, “comenzamos desde las escuelas a hablar de la economía circular como un concepto, manera de vida, de consumir menos, de pensar que cada producto que se compra no tienen una corta vida”.

[email protected]