Pese a que la capital del país y el Estado de México regresaron al color naranja del semáforo epidemiológico, están implementando dos estrategias diferentes en materia de control de actividades económicas.

Por un lado, la Ciudad de México no contempla el cierre de alguna actividad ni prevé alguna reducción de horarios ni aforos, ya que se busca que la economía local se pueda recuperar.

De acuerdo con la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum Pardo, otro de los motivos es la estabilidad de la positividad de casos, derivado del avance en el proceso la vacunación.

“No hay ajustes. Hay una parte muy importante, es que en la última semana se estabilizó la positividad, eso habla, desde nuestra perspectiva, del impacto de la vacuna”, dijo.

En tanto, el Estado de México dio a conocer una reducción de 50% en los aforos para casi todas sus actividades.

Los comercios al por menor y al por mayor, tales como papelerías, tiendas de ropa, jugueterías, actividades relacionadas con servicios personales y servicios religiosos podrán operar hasta las 21:00 horas de lunes a domingo, limitando en todos los casos su aforo a 50% de su capacidad.

Mientras que los centros, plazas comerciales y tiendas departamentales podrán operar con un aforo de 50% y en su horario habitual.

En lo que respecta a locales o espacios destinados a actividades culturales, auditorios, foros, exposiciones, bibliotecas, museos, cines y teatros, podrán operar con un aforo de 50%, y la última función podrá iniciar a las 00:00 horas.

El gobernador del Estado de México, Alfredo Del Mazo Maza, informó que la variante Delta está teniendo un gran ritmo de transmisión. “Esto sumado al incremento de la movilidad, nos ha hecho que el número de contagios vaya en aumento, también el número de hospitalizados”.

estados@eleconomista.mx