Con un portafolio de 300 marcas de cerveza, la franquicia La Internacional abrió su nueva sucursal en Querétaro.

De acuerdo con el administrador, Oliver Morales Ramírez, la nueva franquicia es una rama de la cervecería Beer Company, la cual inició operaciones hace cuatro años en Chalco, Estado de México, con el concepto boutique: la cerveza se vende en envase cerrado.

Relató que ante la petición de la gente por beber en el lugar, es que se dio paso a la creación del concepto de la franquicia La Internacional.

Detalló que la cervecería tiene 28 sucursales en ciudades como Cuernavaca, Atlacomulco, Metepec, Chalco y Pachuca, entre otras; mientras que en Querétaro se invierte medio millón de pesos para su instalación.

Tenemos desde la cerveza industrial hasta la de barril, artesanal mexicana y de importación. Año con año tratamos de incorporar más marcas a este portafolio , comentó el administrador de la franquicia.

El cliente podrá elegir de manera libre, al ofrecerle un amplio abanico de opciones, detalló.

Destacó que la intención de este tipo de lugares es que sean una plataforma para que los productores locales impulsen el conocimiento de y venta de sus cervezas, además de que puedan darlas a conocer mediante las sucursales de la franquicia; también, este negocio hace la función de distribuidores de la bebida, dado que pueden proveer a diferentes sectores.

En Querétaro, el portafolio es de 80 marcas mexicanas artesanales; 130 firmas de importación y otras más son industriales.

Oliver Morales añadió que La Internacional busca abrir más puntos de venta en San Luis Potosí y Puerto Vallarta, aunque en esta región hay varias boutiques.

En Querétaro abrimos, y cuando esté posicionado buscaríamos extendernos al municipio de Tequisquiapan o Juriquilla, aunque sería hasta dentro de dos años , adelantó.

Para el representante de esta casa de venta de cervezas, en Querétaro es complicado abrir un negocio como éste, les llevó dos años.

Uno, encontrar el lugar adecuado, que cubriera todo lo que pide la franquicia, y otra, un año para liberar la licencia, los vistos buenos, para que quedara el lugar adecuado que cubriera los requisitos que piden las autoridades , explicó.

Para ampliar la cartera de clientes buscarían más casas restauranteras y algún negocio donde se vende cerveza. Se apoyaría así a los productores de cerveza.

elvia.buenrostro@eleconomista.mx