Cancún, QR.- El ayuntamiento de Benito Juárez confirmó que un juez dio entrada al amparo en contra del Plan de Desarrollo Urbano del municipio de Benito Juárez que promovió el pasado 6 de noviembre el Centro Mexicano de Derecho Ambiental, pero anticipan que dicho recurso deberá ser sobreseído porque se interpuso fuera de los tiempos legales.

El amparo contra la actualización del Programa de Desarrollo Urbano del Centro de Población de Cancún (PDUCP) 2014-2030 argumenta que dicho instrumento redensifica zonas que estaban destinadas a la conservación y preservación del equilibrio ecológico y abre la puerta a la construcción de miles de habitaciones hoteleras nuevas en la zona hotelera de Cancún, entre ellas el hotel RIU-Riviera-Cancún de 536 cuartos, además de que omite la aplicación de la Ley General de Cambio Climático, la Ley General del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente y la de Asentamientos Humanos.

Rolando Novelo Melo, secretario de Ecología y Desarrollo Urbano del ayuntamiento de Benito Juárez, Cancún, dijo que por tratarse de un tema de trascendencia colectiva que afecta los derechos de todos los cancunenses el juez tuvo que dar entrada al recurso, pero también es un hecho que el amparo se tramitó fuera del término legal y por fuerza tendrá que ser sobreseído, por lo que es muy previsible que este recurso no tenga mayores consecuencias en la regulación urbana de todo el municipio.

Negó que el documento contenga irregularidades como las que señala el Cemda, pues dijo que en el proceso de elaboración participaron autoridades de los tres niveles de gobierno, así como sociedad civil de manera abierta.

Alejandra Serrano Pavón, coordinadora de Cemda en Quintana Roo, dijo en entrevistas anteriores que algunos de los proyectos beneficiados con los cambios hechos al PDU durante la actual administración del priista Paul Carrillo de Cáceres es el hotel RIU Riviera-Cancún, pues el nuevo PDU cambió los parámetros de construcción en algunas áreas de la zona hotelera, elevando la densidad autorizada de 75 cuartos a 275 cuartos por hectárea, sin ningún estudio que justificara esos cambios tan radicales, los cuales además contravienen a todas luces la Ley de Cambio Climático, lo cual era sólo una de las muchas irregularidades que encontraron en instrumento.

mfh