Durante la comparecencia del titular de la Agencia Estatal del Transporte de Nuevo León, Jorge Longoria Treviño, en el Congreso local, afirmó que en tres años no ha aumentado la tarifa del transporte público, pero negó que se pretenda dar un “tarifazo”.

Argumentó que el costo del diésel se ha incrementado 61.7% y representa el 60% de los costos de operación del transporte público.

Incluso refirió los datos del Centro de Estudios Económicos de Baja California, donde señala que las ciudades de Tijuana y Mexicali cobran una tarifa de 15.50 pesos en los camiones urbanos.

Comentó que la ciudad de León tiene el mejor transporte y cobra 12 pesos, mientras que Los Cabos cuesta 12.50 pesos.

En la zona metropolitana de Monterrey el costo es variable, en general cuesta entre 10 y 12 pesos.

En el caso de Guadalajara, citó, las unidades son hombre/camión, es decir, que son dueños de dos o tres unidades y no tienen capacidad para modernizar la flota de camiones.

El diputado Horacio Tijerina, de Movimiento Ciudadano, le cuestionó si el “tarifazo era inminente” para aumentar la tarifa de manera gradual en los próximos tres años hasta llegar a 19 pesos, le contestó que evitara mencionar la palabra “tarifazo” pues no era real, sin aclarar cuál sería la tarifa.

A su vez, la diputada Julia Espinoza de Morena, le preguntó al funcionario qué acciones tendrían que hacer para incrementar las tarifas sin afectar a usuarios.

Jorge Longoria respondió que han tenido tres reuniones en los últimos días con los concesionarios del transporte público y ellos “están desesperados” porque necesitan el aumento.

Cabe mencionar que por la mañana de este lunes, el gobernador de Nuevo León, Jaime Rodríguez Calderón afirmó que es una necesidad que tienen los concesionarios de incrementar la tarifa, sin embargo están negociando para afectar lo menos posible al usuario.

Y advirtió que cualquier ruta de camiones que aumente de manera unilateral la tarifa, se le va a retirar la concesión.