Guadalajara, Jal. Para consolidar su liderazgo nacional como el principal productor agroalimentario del país, y crecer los mercados internacionales para sus productos, Jalisco trabaja en una ley estatal de sanidad, inocuidad y trazabilidad y la creación de una agencia en la materia que permitan al estado actuar de forma más rápida ante emergencias sanitarias.

“Para poder exportar hacia otros países, primeramente, debes tener la sanidad e inocuidad tanto en plantas como en animales, para que no les haga daño a quienes los consumen y, por supuesto, la trazabilidad para saber de dónde vienen los productos”, indicó Mauro Jiménez Íñiguez, director general de Enlace Federal de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader) en Jalisco.

Refirió que el sector agroalimentario enfrenta en la actualidad problemas como la presencia de plagas que evolucionan con mayor rapidez debido a los fenómenos climatológicos provocados por el cambio climático, por lo que es necesario reaccionar de manera más eficiente.

“Ya hemos tenido algunas situaciones de granizadas atípicas, lluvias o retraso en la llegada del temporal y otros fenómenos que generan una rápida evolución de plagas. Ahorita tenemos en varios estados del país una plaga del gusano soldado que está atacando principalmente praderas y cultivos de maíz. Este tipo de situaciones son las que estaríamos atendiendo”, puntualizó.

El funcionario indicó que el gobierno estatal ya presentó la propuesta al Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (Senasica), organismo que, según Jiménez Íñiguez, aceptó la posibilidad de delegar algunas de sus funciones a una agencia estatal.

“Si logramos que Senasica delegue esas facultades que necesitamos para reaccionar de una forma más rápida y eficiente, tendremos la posibilidad de cuidar la sanidad tanto en lo agrícola como en lo pecuario y en lo acuícola”, subrayó el funcionario.     

Proyectos

Por otro lado, a más tardar en el segundo trimestre del próximo año, anunció Mauro Jiménez, comenzará a operar un laboratorio dedicado a la producción de microorganismos e insectos benéficos para reducir el empleo de insecticidas y fungicidas químicos a través del control biológico en el campo.

“También para la exportación, uno de los temas que más se cuidan es el de los residuos que se quedan en las frutas, principalmente cuando se utilizan productos que dejan residuos químicos”, refirió Mauro Jiménez.

Precisó que para la edificación del laboratorio se requiere una inversión -exclusivamente de recurso del gobierno estatal- de entre ocho y 14 millones de pesos, dependiendo de si será posible reutilizar un recinto similar que ya operaba en el municipio de Zapotlanejo, o si será necesario construir uno completamente nuevo.

“Son algunos de los proyectos en los que estamos trabajando para cuidad y apoyar a los productores, principalmente de berries, de aguacate, y de otros cultivos del estado que se están promoviendo en el extranjero como el limón, la uva, el higo y la granada”, señaló el funcionario de Sader.

[email protected]