Aunque en el 2019 las entidades todavía gastaron más de lo proyectado en sus presupuestos, también fue el año con la menor variación del gasto público, de acuerdo con el Informe Estatal del Ejercicio del Gasto (IEEG) del Instituto Mexicano para la Competitividad (Imco).

En conferencia de prensa virtual, Valeria Moy, directora general del Imco, explicó que el estudio se centra en analizar las principales partidas y variaciones de los presupuestos de los 32 gobiernos estatales.

Sobre los objetivos del estudio, reiteró que se busca ver la diferencia en lo que cada estado proyecta ejercer y lo que realmente aplica, así como fomentar el cumplimiento de la Ley General de Contabilidad Gubernamental.

“Una cosa es lo que los gobiernos estatales nos dicen que van a gastar (presupuesto) y otra lo que efectivamente gastaron (ejercicio del gasto). El IEEG permite dar seguimiento al gasto público de las entidades federativas. Se puede determinar si se apegaron a los presupuestos aprobados por los congresos locales y hacia dónde se dirigió el gasto”, dijo.

Según la especialista, además de las 32 entidades, también se evaluaron 2,304 documentos, con información presupuestal, contable y programática.

Sobre la importancia de revisar el gasto público estatal, manifestó que ésta reside en que 33% de los recursos federales son ejercidos por los gobiernos subnacionales.

Detalló que, a principios del 2019, los estados estimaron gastar un poco más de 2 billones de pesos, pero terminaron ejerciendo 7% más. No obstante, ésta fue la menor variación que se registró desde el 2012; a partir de aquel año hasta el 2018, los excedentes superaban el 10 por ciento.

“El 2019 ha sido el año con la menor variación del gasto público estatal de los últimos cinco ejercicios fiscales. Sin embargo, hay estados cuyas variaciones siguen siendo críticas”, precisó.

Francisco Varela, director de Instituciones y Gobernanza del Imco, puntualizó que para el IEEG desarrollaron un mecanismo de evaluación, que es un semáforo; para su elaboración tomaron los criterios del Banco Mundial y de la ONU sobre las variaciones del gasto de los países.

La ONU, a partir de una evaluación de rubros, clasifica las variaciones del gasto de los países conforme a la siguiente escala: A, si gastaron entre 95-105% de lo aprobado; B, si gastaron entre el 90-110% de lo aprobado; C, si gastaron entre el 85-115%; mientras que D, es cualquier número menor o mayor al rango en C.

En el semáforo del Imco, en el rojo están los estados que tuvieron una planeación presupuestaria deficiente o deliberadamente proyectaron a la baja para ampliar el margen del gasto discrecional; el color naranja es para los que tuvieron una variación significativa y una mala planeación presupuestal.

En el amarillo se ubican las entidades con una variación significativa, pero donde es necesario mejorar la etapa de planeación del gasto; mientras que verde, es para los que se apegaron al presupuesto aprobado por los Congresos locales.

Aplicando estos criterios, en el 2019 los estados que presentaron resultados fuera del rango aceptable fueron: Morelos, con 37% de variación (gastó 8,407 millones de pesos más de lo proyectado en el presupuesto local); Tlaxcala, 24% (4,517 millones excedentes); Oaxaca, 23% (15,594 millones); Tamaulipas, 21% (11,314 millones); Hidalgo, 20% (8,872 millones); Durango, 16% (5,080 millones), y Veracruz, 16% (20,275 millones).

Mientras que en el color naranja se encuentra Michoacán, que presentó 13% de variación entre el presupuesto proyectado y el monto real ejercido (esto equivale a 8,847 millones de pesos excedentes); seguido por Zacatecas, 13% (3,972 millones); Guerrero, 11% (6,416 millones); Nayarit, 11% (2,535 millones); Coahuila, 10% (5,055 millones), y Campeche 10% (2,018 millones).

Dentro del amarillo, Sinaloa, con 8% (4,490 millones de pesos de más); Baja California, 7% (3,710 millones); Quintana Roo, 6% (2,127 millones); San Luis Potosí, 6% (2,767 millones); Guanajuato, 6% (4,685 millones); así como Yucatán, -6% (2,445 millones menos).

En la entidad yucateca se presentaron subejercicios y con ello, también se demuestra que no se generó una adecuada planeación presupuestal.

El color verde fue la categoría con más entidades, con un total de 13. Jalisco fue el estado que menos se excedió en el ejercicio de recursos, con 1% de más (673 millones de pesos), seguido por Baja California Sur y Querétaro, ambos tuvieron 2%, lo que equivale a 407 y 689 millones, respectivamente.

Excedentes

Francisco Varela manifestó que los gobiernos estatales sacan los recursos excedentes de los impuestos locales y de la contratación de deuda pública.

Informó que en el 2019, los Ejecutivos locales recaudaron 191,489 millones de pesos más de lo estimado (9% anual).

“Los ingresos excedentes permiten un mayor gasto. Sin embargo, al no estar debidamente regulados, existe un margen para su uso discrecional. Si las variaciones son sistemáticas reflejan una falla en esta etapa del ciclo presupuestario y se amplían los márgenes de discrecionalidad del gasto”, sentenció.

Propuestas

De acuerdo con el Imco, para reducir la discrecionalidad en el ejercicio de los recursos públicos se deben establecer controles a las modificaciones presupuestales, por ejemplo, si un gobierno local requiere modificar su gasto para alguna partida en más de 15%, debe tener la aprobación del Congreso de la entidad.

A la par, debe haber mayor participación de los Congresos locales en la aprobación y supervisión del ejercicio del gasto; es decir, tienen que cumplir su función de contrapeso.

estados@eleconomista.mx