Guadalajara, Jal. El titular de la Secretaría de Desarrollo Rural de Jalisco (Seder), Héctor Padilla Gutiérrez, afirmó que el año pasado el campo jalisciense logró un mayor volumen en la producción de alimentos.

Aseguró que fue fundamental inducir una reconversión de cultivos en búsqueda de mayor bienestar de los productores, además de impulsar la transferencia de tecnología para mayor competitividad y darle un enfoque sustentable a las actividades primarias.

Reiteró que el agro jalisciense exhibe en forma contundente mejores indicadores al cierre de 2014, así como más beneficios para productores de granos, certidumbre para productores de leche, avance en parámetros sanitarios y en mecanización.

Asimismo, dijo, existen logros en infraestructura para dar valor agregado al producto primario, como nuevos rastros Tipo Inspección Federal (TIF) en proceso de instalación.

Citó, como ejemplo, que la agricultura por contrato de los granos generó en 2014 una diferencia de 2,404 millones de pesos como derrama económica.

Aquí se vieron beneficiados los agricultores que entraron a la cobertura anticipada de precios y que aprovecharon el aliciente de 350 pesos adicionales, al cambiar la siembra de maíz blanco por amarillo.

También se refirió a los cuatro nuevos rastros TIF que se tienen en fase de instalación, lo que traerá ventajas sustanciales para la ganadería jalisciense de bovinos y cerdos, además de consolidar un mejor estatus sanitario para la avicultura.

En el sector pecuario, el secretario mencionó que las adquisiciones de leche fresca de Liconsa dejan una derrama económica anual superior a los dos mil millones de pesos en beneficio de los productores jaliscienses.

Otro aspecto es el crecimiento de las plantaciones de los cultivos de berries, aunado al incremento en marcha de huertas de aguacate; ambos auguran más inversión y generación de empleo en el medio rural.

Otros ejemplos de reconversión productiva son los cultivos de chía y varias oleaginosas, como ajonjolí y girasol.

Añadió que el agro en Jalisco en 2014 reporta un millón 970,000 toneladas de granos bajo agricultura por contrato, en beneficio de 18,000 labriegos con aportación federal de 2,318 millones de pesos.

El campo jalisciense contó con una bolsa común de 4,696 millones de pesos en recursos de apoyo mediante diversos programas (80% de recursos federales); así como la adquisición parcialmente subsidiada de 700 tractores y de 700 sementales.

Compras permanentes de 750,000 litros diarios por parte de Liconsa, además de compras de excedentes estacionales; apoyos para la renovación de 209 lanchas pesqueras; cobertura de seguros catastróficos en 646,000 hectáreas.

Un nuevo rastro TIF para bovinos ya concluido (Arandas), más cuatro en proceso de instalación y equipamiento; mejoramiento del estatus sanitario del sector porcícola con la declaratoria de estado libre de Aujeszky y una campaña contra la mosca de la fruta en siete mil hectáreas en la costa de Jalisco.

mfh