Guadalajara, Jal. Pese a que Jalisco es la cuarta economía del país, -según lo refleja su contribución al Producto Interno Bruto (PIB) nacional-, siete de cada diez jaliscienses viven en situación de pobreza o vulnerabilidad social.

Lo anterior significa que la mayoría de la población carece de al menos una de las seis variables que mide el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval): rezago educativo, acceso a los servicios de salud, acceso a la seguridad social, calidad y espacios de la vivienda, servicios básicos y acceso a la alimentación.

De acuerdo con el reporte de indicadores sobre la calidad de vida 2012 del Observatorio Ciudadano Jalisco Cómo Vamos, la vulnerabilidad por carencias sociales y por ingreso supera la media nacional .

Según el informe, la vulnerabilidad por carencias sociales en Jalisco representa 34.8% cuando el promedio nacional es de 28.7%; en tanto, la población vulnerable en términos de ingreso en Jalisco es de 6.1% frente al 5.8% en el promedio nacional.

No obstante que el indicador de pobreza extrema en Jalisco es notablemente menor que el promedio nacional (4.9% contra 10.4% respectivamente), la cifra no es menos preocupante, toda vez que 362,000 personas –casi 5% de la población- no pueden satisfacer siquiera sus necesidades básicas.

ÁREA METROPOLITANA POBRE Y VULNERABLE

El reporte de indicadores que fue elaborado con estadísticas de Coneval y el Consejo Estatal de Población (COEPO), refiere que en el área metropolitana de Guadalajara, los datos no son mejores que la media estatal.

En aspectos de pobreza y vulnerabilidad, solo los municipios de Guadalajara y Zapopan están considerablemente por debajo de la media estatal, mientras Tlaquepaque está muy cercano a la media y destaca el caso de El Salto que se encuentran muy por encima de la media.

POBREZA POR INGRESO

En términos de pobreza por ingreso, el municipio de El Salto es el que mantiene las peores condiciones en el área metropolitana con 53.7% de su población con un ingreso inferior al bienestar mínimo, equivalente a la antigua pobreza alimentaria.

Le siguen Tlaquepaque con 44.9 por ciento, Tonalá con 38.8 por ciento y Tlajomulco con 37.1%.