Una empresa privada con terrenos adquiridos en Malecón Tajamar interpuso un recurso de revisión que controvierte el amparo otorgado a grupos ambientalistas que pretenden evitar que se construyan los inmuebles proyectados en este complejo de 52 hectáreas desarrollado por el Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) en el centro de Cancún.

Así lo reveló el Consejo Coordinador Empresarial del Caribe (CCE) en voz del vicepresidente del organismo, Miguel Ángel Lemmus Mateos, quien explicó en conferencia de prensa que el recurso de revisión interpuesto por esta empresa privada –de la cual se reservó el nombre– se basa en la tesis de jurisprudencia con registro número 2009918, con título: Tercero Perjudicado no emplazado o mal emplazado al juicio de amparo indirecto puede interponer recursos de revisión contra la sentencia que ha causado ejecutoria.

Según Lemmus Mateos, en caso de resultar favorable el recurso de revisión, se revocaría la sentencia que anuló la validez de la Manifestación de Impacto otorgada por la Secretaría de Medio Ambiente y recursos Naturales (Semarnat) a Fonatur para urbanizar las 52 hectáreas de área verde que conforman Malecón Tajamar, pues se tendría que reponer el procedimiento del juicio de amparo para dar oportunidad a la empresa tercera interesada de intervenir en éste, aportar pruebas y alegar respecto de causales de improcedencia que pudieran actualizarse y sobre la negativa del amparo.

El vicepresidente del CCE dijo que este recurso fue interpuesto y admitido ante el Tercer Tribunal Colegiado del Vigésimo Séptimo Circuito, por lo se espera en próximas semanas una resolución.

Cabe recordar que en el juicio de amparo 1064/2015, promovido por Araceli Domínguez y otros miembros del movimiento Salvemos Manglar Tajamar en contra del proyecto Malecón Tajamar, la juez Tercero de Distrito en Quintana Roo determinó sobreseer dicho recurso en primera instancia por carecer las quejosas de interés legítimo en el tema. Dicha resolución fue sometida a revisión a solicitud de los ambientalistas, lo cual derivó en que el pasado 25 de julio de este año el Tercer Tribunal Colegiado del Vigésimo Séptimo Circuito revocó dicha sentencia y otorgó el amparo a las quejosas para que dejar sin efecto la autorización de impacto ambiental del proyecto, y ordenando al mismo tiempo las restauración de la vegetación derribada o desmontada la madrugada del 16 de enero de 2016, además de ordenar a Semarnat abstenerse de otorgar una nueva autorización ni para desmonte ni para aprovechamiento de los terrenos que comprenden Malecón Tajamar.

Escenario anticipado por Fonatur

Fonatur anticipó desde 2016 que podría enfrentar demandas por hasta 3,000 millones de pesos en caso de que el proyecto Malecón Tajamar sea cancelado definitivamente por los juicios de amparo interpuestos por grupos ambientalistas.

En el documento “Malecón Tajamar, Desarrollo Responsable Apegado a Derecho”, elaborado por Fonatur, se expone que entre los años 2003 y 2012, el gobierno federal invirtió 618 millones de pesos en la urbanización de las 52 hectáreas que conforman todo el complejo, denominado originalmente Malecón Cancún.

También se expone que entre 2006 y 2015 Fonatur vendió un total de 41 lotes, restando a la fecha aún otros 2 más por comercializar. “De la comercialización de los lotes, Fonatur obtuvo 2040.7 millones de pesos en ventas, que habrán de implicar una derrama económica por 11,563.7 millones de pesos y la creación de 5,166 empleos directos y 10,332 empleos indirectos”, en caso de que Malecón Tajamar pueda ser desarrollado en su totalidad. 

El Fondo además argumenta que el desarrollo de Malecón Tajamar tendría beneficios indirectos para Cancún como “el incremento y la diversificación de la oferta inmobiliaria, entrada de divisas por llegada de inversionistas extranjeros, incremento en la afluencia de turistas nacionales y extranjeros, y mayor consumo de servicios turísticos en la zona de influencia.

Fonatur también advierte que la totalidad de los lotes desmontados pertenecen a privados, quienes los adquirieron para desarrollarlos conforme a autorizaciones expedidas por la Semarnat, además de que en pleno ejercicio de sus derechos dichos particulares venían realizando, desde 2006 a 2015 las acciones de chapeo y desmonte en sus respectivos terrenos por cuenta propia.

erp