Guadalajara, Jal. Enfrentar una crisis por desempleo, satisfacer un gusto o necesidad personal, o simplemente desarrollar el talento emprendedor que se lleva en las venas son algunos motivos que llevaron a jóvenes de todo el país a desarrollar un producto y emprender un negocio en la industria textil-vestido, cuyo valor en México alcanza 16,000 millones de dólares.

Natalia Salcedo es originaria de Sahuayo, Michoacán, considerada la cuna del sombrero de palma a escala nacional.

En diciembre del 2017, Natalia se encontraba sin un empleo formal y decidió restaurar prendas de ropa e imprimirles un sello personal, para luego comercializarlas a través de sus redes sociales, en las que posteriormente inició la venta de sombreros, dando así inicio a su marca Monna Vintage.

“Cuando se me terminaron las prendas, por ahí vi un sombrero y le colgué de todo, y en ese momento mi Instagram personal creció muchísimo. Ahí me di cuenta de que había mayor margen de ganancia, así que me concentré en los sombreros”, expuso la emprendedora.

Desde hace dos años, Monna Vintage produce sombreros con diseños exclusivos y personalizados que comercializa tanto en línea como a través de una tienda ubicada en Tulum, Quintana Roo.

Entre las piezas exclusivas de esta marca se encuentran sombreros con constelaciones bordadas y otros hechos a base de lana con decoración de naipes. Los hay de piel con diseños relacionados con la fiesta brava y otros de palma fina con alta costura y motivos con baño de oro.

“Nos han comprado en Estados Unidos, en San Antonio, Texas. Tenemos muchas clientas en Indio, California, aunque también se han ido piezas a Italia y Suecia”, comentó la propietaria de Monna Vintage, quien participa en el pabellón de Emprendedores de Intermoda en Expo Guadalajara.

Firmas que brillan

En ese mismo vestíbulo, ubicado en la planta alta del centro de exposiciones Expo Guadalajara, se encuentra el estand de ELRA Collection, cuya propietaria, Elsa Rodríguez, porta orgullosa las piezas de joyería que ella misma diseña.

En Guadalajara, capital joyera de América Latina, Elsa inició su propia línea hace tres años, debido a que en el mercado no encontraba un dije que fuera original y de buen gusto, por lo que comenzó a diseñar sus propias piezas de joyería y surgió así el prototipo de su marca: un círculo hecho a base de chaquira que emula un atrapasueños.

“Toda la línea es bordada a mano. Es chaquira y se trabaja de forma muy minuciosa con lupa, porque son piezas muy delicadas y exquisitas”, refirió su propietaria.

Actualmente, ELRA Collection distribuye sus piezas en toda la Riviera Maya y Ciudad de México, aunque, a través de su participación en ferias y exposiciones, tiene también compradores mayoristas de todo el país.

“Tengo también muchos clientes extranjeros que me contactan por Instagram y Facebook y me hacen pedidos”, señaló Elsa Rodríguez, quien, a tres años de iniciar su microempresa joyera, actualmente cuenta con cinco colaboradoras.

“Y es maravilloso, porque además ellas pueden trabajar desde su casa en los tiempos en que se les acomoda, y es una fuente generadora de trabajo para amas de casa que no pueden trabajar con horarios de oficina”, destacó la diseñadora.

Diseño mexicano

Orgullosamente tapatía, Maca Studio es una empresa que confecciona piezas de ropa cuya característica es que resaltan las raíces mexicanas y son elaboradas con telas y otros insumos orgánicos.

“Una parte de la colección se maquila en la India porque tenemos muchos bordados, por la calidad de las telas orgánicas, pero sigue siendo diseño mexicano. Lo que se busca es que haya una mezcla entre las raíces mexicanas y la cultura hindú”, dijo Lili Herrera, representante de la marca.

“En Casa Maca también tenemos marcas invitadas de sandalias, joyería y productos de cuidado de la piel, pero se busca que todas sean de mujeres mexicanas”, añadió.

La empresa tapatía con cinco años de presencia en el mercado tiene en la actualidad una tienda propia en la colonia Providencia de Guadalajara, y está por abrir una nueva sucursal en la colonia Chapalita, aunque sus prendas se comercializan también en la zona hotelera de Tulum.

Comercio exterior

Pese al escaparate que supone una exposición mundial como Intermoda, los emprendedores coinciden en la necesidad de recibir apoyos de los gobiernos estatal y federal para crecer su negocio y conquistar los mercados internacionales a través de la exportación.

En el pabellón de Emprendedores de Intermoda participan 50 empresas, divididas en dos secciones: Nuevo Talento y Designers Corner (ya con experiencia en la industria de la moda). Por este corredor desfilaron marcas reconocidas como Malafacha, Pineda Covalin, Julia y Renata y Alfredo Martínez, entre otras.

De acuerdo con Cuauhtémoc Rivas, presidente de Intermoda, la presente edición, que concluye hoy, cuenta con 950 expositores y espera la visita de 25,000 compradores, además de concretar citas de negocios.

[email protected]