Los principales retos para el campo de la Ciudad de México son el crecimiento urbano desmedido e invasivo en zonas ejidales, la ausencia de reformas legislativas locales para la protección de zonas agrícolas y la necesidad de crear programas sociales para los productores.

Las autoridades locales buscan resolver los retos referidos con la Primera Convención Agraria de la Ciudad de México, en la cual, durante su instalación, la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum Pardo, expuso que este evento funge como precedente para poder resolver los problemas del sector primario, ya que por medio del diálogo, dijo, se pretende generar nuevos mecanismos de coordinación, así como planes de acción.

“A través de la discusión colectiva, podamos atender muchos de los conflictos que aún existen. Pero también y sobre todo a través de este diálogo, atender muchas de las problemáticas que tiene la Ciudad de México (...) problemáticas que tienen que ver con apoyos, que tienen que ver con calidad de vida, que tienen que ver con bienestar”, reiteró ayer 17 de noviembre, en el Antiguo Palacio del Ayuntamiento.

Recordó que la capital tiene cerca de 1,500 kilómetros cuadrados de superficie y una tercera parte es propiedad ejidal y propiedad comunal, “sin los cuales, el sector primario no podría desarrollarse, ni tampoco podría haber reservas naturales y bosques”.

En ese sentido, Luis Ángel López Escutia, magistrado presidente del Tribunal Superior Agrario, indicó que los retos hacia el sector agrario se han agudizado, sobre todo para la capital del país, donde actualmente la problemática se centra en que ante el crecimiento de las zonas urbanas y de la población, hay menor disponibilidad de recursos naturales, como el agua.

“Estas situaciones negativas tienen sus especificaciones propias en los ámbitos de la agricultura, los recursos naturales y del medio ambiente, con su secuela de pobreza, hambre, enfermedades y empeoramiento de los ecosistemas”, recalcó.

Ante ello, manifestó que se necesita la actualización de padrones y comunidades ejidales de la Ciudad de México, para saber hasta dónde llega el problema; recomendó establecer nuevos marcos regulatorios jurídicos.

Por su parte, Margarita Peña Cardoso, presidenta del Comisariado Ejidal de Tepepan, alcaldía Xochimilco, hizo un recuento de los problemas actuales que tienen los ejidatarios, como los conflictos agrarios en límites entre ejidos, la inclusión de la mujer y la necesidad de implementar programas de bienestar; propuso impulsar iniciativas de reformas legislativas para protección de áreas naturales protegidas.

“Es importante destacar que como antecedente de esta Primera Convención Agraria, se realizaron tres sesiones previas (...) Los representantes de los núcleos agrícolas aprovechamos para difundir el total de los recursos agrícolas con los que contamos, los que producimos, nuestras aportaciones a los mantos acuíferos, de nuestras reservas forestales”, refirió.

estados@eleconomista.mx