Guanajuato, Gto. La inseguridad, así como la integración de los guanajuatenses en la actividad económica  que generan grandes empresas en el estado,  destacan entre los principales retos que el empresariado visualiza en esta entidad.

Ante el panorama de inseguridad que  afecta a regiones de Guanajuato,  surge la necesidad de renovar la estrategia de seguridad.

El presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) en León,  Jorge Ramírez Hernández, expuso que  uno de los grandes desafíos es el de mejorar los niveles de seguridad del estado.

Por tanto, dijo, compete tanto a la actual administración estatal del gobierno de Miguel Marquéz Marquéz, como a la administración entrante del virtual ganador, Diego Sinhue Rodríguez Vallejo,  desarrollar acciones para revertir la inseguridad que afecta a la entidad del Bajío.

“Y lo más importante: reducir la inseguridad. Hoy nos duele mucho la cantidad de asesinatos que se están dando en el estado, no estábamos acostumbrados a tener este tipo de entornos, pero están sucediendo y tenemos que trabajar juntos”, pronunció.

En el 2016, en el estado se reportaron 2,586 homicidios, número  que en el 2017  sumó 3,378 homicidios, reporta el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

El actual gobernador, agregó, debe tener un cierre de año en el que se visualice la reducción de la inseguridad; en tanto, que el mandatario entrante debería generar una estrategia inteligente que permita dar resultados en los próximos meses.

En cuanto al impacto que la incidencia delictiva podría generar en el empresariado, el líder de Coparmex    expuso que no se ha detenido el arribo de proyectos de inversión,  dado que Guanajuato sigue siendo atractivo para las empresas nacionales y extranjeras.

Ramírez Hernández destacó la necesidad de contener los niveles de inseguridad del estado, para evitar que los enfrentamientos que actualmente ocurren entre organizaciones criminales impacten a la ciudadanía en general.

“Entonces esperamos que las autoridades actuales y las que vienen tengan una estrategia compartida para darle continuidad a un proceso y podamos seguir trabajando. A nosotros como empresarios lo que nos interesa es trabajar, generar empleos, riqueza y poder de alguna forma aportarle a nuestra sociedad un poquito de lo que generamos, pero sin duda sí nos preocupa que no tengamos un entorno seguro para poderlo hacer”, pronunció.  

En tanto, reforzar la participación del capital humano local en la actividad económica del estado, así como el fortalecimiento de las micro, pequeñas y medianas empresas, también destacan entre los principales desafíos que se aprecian en la entidad.

El presidente de Coparmex destacó que el gran desafío es alinear la participación de los guanajuatenses en la dinámica económica que generan las grandes empresas en el estado, dado que en ocasiones se trata de empresas que su instalación conlleva mano de obra  foránea.

Inquietud

En relación con el triunfo del candidato de la coalición Juntos Haremos Historia, Andrés Manuel López Obrador,  el empresario reconoció el discurso conciliatorio  que ha  mostrado  el próximo presidente de México.

Sin embargo, externó divergencia e inquietud por puntos como la implementación de políticas públicas asistencialistas, así como por  la designación de un Fiscal Anticorrupción que no sea autónomo; comentó que se trata de aspectos que pueden ser dialogados.

“Otro tema que nos preocupa es el tema de las dádivas de la política social, en base a regalos o dar dinero,  nosotros pensamos que es mucho más enriquecedor generar empleos y que la gente se gane el sustento de manera honesta y trabajando.  Que con los ahorros de la reducción de gastos corrientes y del gasto de la corrupción, que mejor se invierta en proyectos que desarrollaran empleos y economía”, declaró.

estados@eleconomista.mx