El gobierno de Durango abrió a los diferentes sectores de la sociedad el proceso licitatorio para la reestructuración de la deuda pública estatal, en relación con las más recientes disposiciones jurídicas en materia de disciplina financiera.

En este sentido, se superaron las expectativas de instituciones bancarias participantes en la subasta electrónica a la inversa para la reestructuración de la deuda que el gobierno del estado llevó a cabo por primera vez de manera pública y transparente

En el Centro Cultural y de Convenciones Bicentenario se celebró el acto de presentación y apertura de ofertas, en el cual se mostraron 10 bancos, cuyas ofertas sumaron un total de 21,342 millones de pesos.

La subasta electrónica inversa tuvo como finalidad bajar aún más las ofertas presentadas por los bancos, a través de un mecanismo moderno donde se mantiene reservada su identidad, con el objeto de evitar disminuir la colusión entre los licitantes que compiten en la realización de pujas, para obtener con ello mejores tasas de interés.

A través de dicho procedimiento, la administración del gobernador José Rosas Aispuro Torres obtendrá un ahorro considerable, así como liberación de flujos para mejorar las finanzas públicas del estado.

Durante el primer año de su administración, el mandatario emprendió una política de austeridad y de eficiencia del gasto público, así como un manejo responsable y sostenible de la deuda pública.

Dentro de la licitación pública, para que los estados contraten financiamientos, las propias entidades pueden optar por adicionar la subasta electrónica inversa, es decir, un mecanismo mediante el cual los bancos, en una segunda oportunidad, pueden presentar pujas y reducir sus tasas de interés, de los créditos que previamente han ofertado.

Antecedentes

En junio del 2017, el Congreso del estado autorizó al Ejecutivo estatal llevar a cabo, a través del secretario de Finanzas y de Administración (SFA), el proceso de reestructura de la deuda pública bancaria de largo plazo, hasta por un monto de 6,300 millones, con la condición de que dicho proceso cumpla las leyes expedidas por el Congreso de la Unión y del estado, así como los criterios y lineamientos emitidos por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público en la Ley de Disciplina Financiera.

Con base en dicho decreto, la SFA publicó la convocatoria dirigida a las diversas instituciones financieras del país para participar en un nuevo modelo de licitación pública nacional con subasta electrónica inversa, a fin de obtener mejores condiciones financieras y tasas de interés más bajas.

En los resultados del Sistema de Alertas, Durango se ubicó en semáforo verde, es decir, con un nivel de endeudamiento sostenible.

Al cierre de marzo, los financiamientos del gobierno central, municipios y entes públicos ascendían a 7,610.8 millones de pesos.

[email protected]