“No es un capricho, no es una imposición”, afirmó el presidente Andrés Manuel López Obrador al dar inicio a la construcción del Tren Maya, proyecto que el mandatario defendió ante voces de expertos que consideran que habrá una afectación al ecosistema.

“No se va a tirar un sólo árbol, al contrario, vamos a cuidar el medio ambiente”, indicó.

Durante una ceremonia indígena para pedirle permiso de construcción a la Madre Tierra en Palenque, Chiapas, el primer mandatario anunció incentivos fiscales para los empresarios que participen en la obra, la cual prometió quedará lista en cuatro años.

“Estamos pensando que, si se hacen cargo de un tramo de obra, previa licitación, gana una empresa, un consorcio. Estamos hablando de que un tramo puede significar una inversión de 15,000 a 18,000 millones de pesos. Las vías, porque se calcula entre 50, 60 millones por kilómetro, más lo que son los trenes, el material rodante”, explicó.

“¿Qué vamos nosotros a hacer? Primero, garantizarles el derecho de vía, que ya se tiene en todo el tramo hasta Cancún porque la vía llega a Valladolid y de ahí a Cancún por el Golfo, existe una concesión que tiene ICA, de la carretera de Mérida a Cancún. Tenemos ya ese derecho de vía, lo que se invierta por parte de las empresas que acepten la concesión, van estas empresas a contar con un estímulo, con una subvención del gobierno. Por cada kilómetro que construyan, un porcentaje de apoyo por parte del gobierno a las empresas”, dijo.

López Obrador argumentó que el Tren Maya representa un acto de justicia para el sureste de México, porque ha sido la región del país más abandonada y ya llegó su tiempo.

Asimismo, aseveró que su gobierno ya cuenta con todos los derechos de vía y a los habitantes por donde transitará el tren, Obrador les pedirá “nada de bloqueo para que podamos terminar pronto esta obra”.

Concesiones

Indicó que en dos meses se lanzará la licitación de los dos primero tramos. “La concesión va a ser para tres tipos de trenes: tren de carga, que esto es muy importante, porque ahora se mueve mucha mercancía por camiones y cuesta mucho el transporte de carga. Cuesta más barata la transportación de carga por tren, la concesión es para eso.

“Dos: concesión para tren turístico; es decir, ese es el tren que se va a desplazar a más velocidad para estar pronto en los centros turísticos, en las zonas arqueológicas. Y tercero: tren de pasajero para los pueblos. La subvención va a tener, como requisito, o la contraprestación va a consistir en que el pasaje para los habitantes de toda la región sea barato”, destacó.

Por su parte, Rogelio Jiménez Pons, responsable del proyecto Tren Maya y director del Fondo Nacional de Fomento al Turismo, dijo que en los nuevos desarrollos que emanen del Tren Maya predominarán las áreas verdes.

“La proporción será 70% de área verde, contra 30% de área urbanizada. El interés fundamental es dar el acento particular de respeto al medio ambiente y preservación”, acotó.

En ese evento, integrantes de 14 pueblos mayas de la región realizaron una ceremonia indígena en la que ofrecieron alimentos para pedirle permiso a la Madre Tierra en Palenque, Chiapas.

Estuvieron presentes los gobernadores de Chiapas, Rutilio Cruz Escandón Cadenas; de Campeche, Alejandro Moreno Cárdenas; de Tabasco, Arturo Núñez Jiménez; de Quintana Roo, Carlos Joaquín González, y de Yucatán, Mauricio Vila Dosal.

[email protected]