Guadalajara, Jal.- Debido a que adquirir la canasta básica en la zona metropolitana de Guadalajara cuesta 5,993 pesos, 47% de los trabajadores no tiene capacidad para adquirirla, de acuerdo con el análisis realizado por el Departamento de Métodos Cuantitativos del Centro Universitario de Ciencias Económico Administrativas (CUCEA) de la Universidad de Guadalajara.

Según la medición de los precios de la canasta básica que incluye 121 productos, la inflación en la capital jalisciense durante 2011 fue de 8.61%, muy por encima de la cifra oficial de 3.82% que registró el Banco de México (Banxico).

Héctor Luis del Toro, profesor investigador y catedrático del Cucea, señaló que para adquirir una canasta básica los trabajadores requieren un ingreso de 3.4 salarios mínimos considerando que en la zona B a la que corresponde la zona metropolitana de Guadalajara, el salario mínimo en 2011 fue de 1,743 pesos mensuales.

Sin embargo, subrayó, 53% de los trabajadores en el estado percibe menos de tres salarios mínimos.

Cabe señalar que entre los productos analizados no se miden servicios básicos como transporte, luz, gas, teléfono, medicinas y renta.

Según el académico, responsable del monitoreo de precios que la máxima casa de estudios realiza bimestralmente, el nivel de inflación registrado obedece a una fuerte alza en el precio de alimentos como frutas, verduras, granos y cárnicos.

Según el estudio, durante 2011 de los 121 artículos incluidos en la canasta básica 109 registraron algún nivel de incremento y de ellos, 50 productos aumentaron por encima del nivel inflacionario (8.61%), mientras que solo diez presentaron una baja en sus precios.

Del Toro Chávez afirmó que el aumento en los precios es resultado de una combinación de factores entre los que sobresalen el alza mensual al costo de las gasolinas que encareció la movilidad de los productos, la depreciación del peso frente al dólar, la sequía que afectó a gran parte del territorio nacional y la especulación y acaparamiento de algunos productos alimenticios.

Según las expectativas del investigador, la inflación este 2012 también será superior a 8% y el inicio del año estará marcado por una difícil cuesta de enero que se extenderá por lo menos hasta mediados del año.

El académico criticó la realización del Buen Fin a finales de noviembre pasado debido a que, dijo, provocó un endeudamiento de la clase trabajadora que adquirió productos a meses sin intereses, situación que les complicará aún más el pago de sus compromisos o deudas.

promo@eleconomista.com.mx

klm