Puebla, Pue. Debido a la pandemia de coronavirus (Covid-19), las industrias predominantes como la automotriz, agroalimentaria y textil podrían tener impactos en la baja de producción y reducción de turnos a partir del 20 de marzo, lo cual afectará también al sector turístico.

El economista de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, Huberto Juárez Núñez, consideró que no habrá una parálisis de la economía poblana, pero las empresas sí trabajarán a “medios gas” por un tema de prevención que contribuya a superar esta situación.

Comentó que sí debe preocupar que la planta Volkswagen de México, principal empresa generadora de poco más de 16,000 empleos directos en la entidad, pueda bajar el ensamblado de vehículos y reducción de turnos porque se verían afectadas más de 90 proveedoras desde las Tier 1 hasta las Tier 3, donde otros más de 14,000 empleos se generan.

Indicó que aun cuando las autoridades locales y federales quieran generar un entorno de optimismo a los mercados, es natural que las empresas no tengan el mismo ritmo porque la demanda tiende a caer en una situación de contingencia.

Además, obligaría a recurrir a paros técnicos a partir de abril si los indicadores para el final de este mes marcan una tendencia negativa en ventas y producción de vehículos para buscar tener una recuperación paulatina, siempre y cuando no se propague la contingencia.

Sobre el sector agroalimentario, Juárez Núñez dijo que puede haber una escalada de precios por las compras de pánico, pero con un efecto de que el consumo baje por los problemas de accesibilidad o porque en los negocios no haya el abasto a tiempo de productos.

Mencionó que a la par del plan de contingencia sanitaria se requerirá una estrategia fiscal para apoyar a los negocios en el pago de sus impuestos, porque la economía se verá trastocada por el Covid-19, aunque gobiernos insistan en que no.

Marcos Gutiérrez Barrón, economista de la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla, mencionó que el sector turismo tendrá un efecto negativo, sobre todo porque Semana Santa es la primera temporada más esperada del año para la recuperación económica, ya que el primer bimestre propicia poca afluencia de visitantes.

[email protected]

kg