Puebla, Pue. Las seis fábricas de mezclilla que sobrevivieron de las 20 que operaban hace 20 años tomaron un segundo aire con alianzas internacionales, al tener contratos con firmas de Estados Unidos para manufacturar 30% de su producción.

Salvador Mendoza Cortés, presidente de la Industria Poblana de la Mezclilla, mencionó que esas alianzas han permitido al sector volver a tener presencia con marcas como Levi’s, Guess y Hugo Boss, con las que colaboraban hasta 1995, cuando por la falta de modernización las empresas perdieron esa maquila y se dedicaron a trabajar sólo a nivel nacional.

Mencionó que Acabados Textiles y Rio Sul son un ejemplo de la recuperación, las cuales solicitaron créditos para no sólo trabajar para el mercado local.

Indicó que ese par de maquiladoras son las más fuertes del estado, ya que cada una tiene alrededor de 600 trabajadores, mientras que las otras cuatro generan entre 300 y 400 puestos directos.

Comentó que les costó tres años retomar esos contratos, luego de misiones comerciales para dar a conocer su capacidad de producción.

El sector volvió a recuperar todo el proceso de la mezclilla desde el teñido, tejido, hasta la confección de prendas con ese material, las cuales tienen alta demanda y fue una de las razones por la que se reactivaron en las exportaciones a la Unión Americana, expuso Mendoza Cortés.

Indicó que las marcas trasnacionales prefieren México para la confección, debido a que los procesos son de mayor calidad.

Concentración

El presidente de la industria puntualizó que nunca concentran en un par de fábricas la producción de mezclilla, ya que implican riesgos, por ello es que los corporativos buscan tener hasta ocho maquilladores en el territorio nacional en caso de que una se retrase, por lo que Levi’s, Guess y Hugo Boss dan la mayor manufactura a Puebla.

Afirmó que la maquila de estas prendas mantiene a Puebla en el tercer lugar nacional y con mayor presencia en cuanto a exportaciones.

En los municipios de Tehuacán y Teziutlán, comentó, se concentra la principal industria de la mezclilla, que si bien bajó en cuanto a fábricas y empleos, no significa que corra el riesgo de perderse, “nos mantenemos entre los tres principales productores de mezclilla a nivel nacional sólo detrás de Guanajuato y Estado de México”.

Aseguró que la industria está desde hace una década en la recomposición, pero como tal se ha mantenido vigente, ha logrado ser competitiva y se reposicionó en los mercados americanos.

La maquila se ha estabilizado en los últimos cinco años, pero no se ha dado un repunte como anhelan, pues faltan más estrategias entre las que piden la intervención del gobierno local para impulsar este sector, ya que se le ha dado prioridad a la industria automotriz como principal generadora de empleos y con ello dejar en segundo lugar a la parte textil, que aún sigue contribuyendo al mercado laboral, reconoció.

Por su parte, Arturo Neiras Rojas, representante de la empresa Cualquier Lavado, dedicada a pantalones de mezclilla y ropa de trabajo, comentó que el cierre de fábricas ha implicado que aquellas que no dejan su actividad asuman el reto de ser más competitivas y con ello invertir en equipos, pues las exigencias de las marcas norteamericanas son mayores en cuanto a nuevos diseños de productos.

Explicó que las maquilas poblanas se han enfocado en volúmenes de producción en telas básicas con el teñido y no tanto en combinación de hilados.

Además, consideró complicado que las empresas que cerraron puedan volver a resurgir, ya que prefirieron optar por maquilar ropa de otro tipo entre 35 y 40% más barata en costos de producción.

[email protected]