Querétaro, Qro. La industria de la construcción en Querétaro proyecta alzas en los costos finales de las obras, aumento que variará de acuerdo con el tipo de obra; debido a que prevalece un constante incremento en los precios de materiales y a los costos se sumará la inversión en equipo de protección personal y nuevos aditamentos  que deberán implementarse en las obras para garantizar los protocolos sanitarios.

En promedio, el aumento en el costo de las obras podría incrementar casi 10%, cada alza dependerá de las características de los proyectos y del tipo de material que se utilice, informó el presidente de la delegación Querétaro de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC), Álvaro Ugalde Ríos.

“También se sumarán los costos de insumos de equipo de protección personal. Va a estar aún más caro el metro cuadrado de obra o metro cúbico. Seguramente van a estar arriba de 10% por ejemplo (...) Por los protocolos de seguridad, por la escasez de productos, por el dólar, entonces esto va a andar de arranque alrededor de 10%, eso se tiene que meter finalmente en el costo”, expuso.

Dentro de este aumento, también se incluye el incremento en gastos para equipo de protección personal  y para adquirir equipamientos que se instalarán en la obra con la finalidad de garantizar el distanciamiento entre trabajadores; tan sólo por este rubro, de recurso erogado para cumplir con protocolos, se prevé que representará un incremento de 2% en los costos de la obra.

Entre la nueva inversión que se ejercerá para cumplir los lineamientos de sanidad, se proyecta aumentar el número de sanitarios portátiles por obra, para esparcirlos y evitar filas de los trabajadores; también aumentará el número de lavamanos.

“Esto es nuevo, muchos (constructores) no han recapacitado en atender eso, no sólo es el uso de gel, son muchos pasos que se deben seguir para cumplir la seguridad y cuidado de los trabajadores; es 2% más del costo de la obra en inversión de insumos de protección, para acatar los protocolos, instalación especial para el lavado continúo, áreas de cocina o comedores más distantes”, detalló.

De no acatarse los protocolos sanitarios se corre el riesgo de que las obras sean suspendidas o clausuradas, dijo Álvaro Ugalde Ríos.

El líder del CMIC en Querétaro explicó que desde que comenzó la Jornada de Sana Distancia –que implicó detener actividades no esenciales, entre ellas la construcción y sus derivados– , se observaron alzas en los precios de materiales, debido a que hubo una menor disponibilidad de estos artículos en el mercado.

“Cuando empezó  lo de la pandemia, uno de los sectores que se vio afectado, como no se declaró esencial, las construcciones que venían con su ritmo habitual, se apuraron para terminar (…) Ahí detectamos que se escasearon los materiales y con ello incrementaron los precios, desafortunadamente eso nos afecta muchísimo, por la escasez y porque dejaron de funcionar algunas fábricas afines a la construcción y el dólar subió. Eso nos ha afectado bastante, para aquellas obras ahora va a salir más caro”, expuso.

La delegación de CMIC integra a 318 empresas constructoras, desde micros, hasta pequeñas, medianas y grandes empresas.

A nivel estatal, la Secretaría de Desarrollo Sustentable (Sedesu) contabiliza a 500 empresas  instaladas en el estado, que están relacionadas con la industria de la construcción; se estima que emplea a cerca de 58,000 personas en el estado y contribuye con  cerca de 10% del Producto Interno Bruto.

Protocolo avalado

El protocolo sanitario propuesto por la CMIC ya fue revisado, ajustado y avalado por las autoridades federales, entre ellas la Secretaría del Trabajo y Prevención Social (STPS).

Se trata de un protocolo que presentó la cámara a nivel nacional y que podrá aplicarse en la industria de la construcción.

El documento consta de 60 páginas y plantea la necesidad de mejorar prácticas previo al regreso de esta actividad,  por lo cual se debe capacitar a los trabajadores para adoptar las medidas preventivas en prácticas de seguridad.

También se enlistan la medidas preventivas dirigidas a los responsables de las obras; en este punto se recomienda que la constructora nombre un Comité de seguridad y salud frente al Covid-19; se sugiere que el perfil del coordinador del comité sea un técnico de la salud, con experiencia en la atención de emergencias.

Se prevé que  el gobierno federal anuncie el sistema de semaforización, el cual regirá el reinicio de actividades del 1 de junio.

estados@eleconomista.mx

kg