La fortaleza de ahorro interno, inversión, deuda y sostenibilidad del estado de San Luis Potosí provocó que Fitch Ratings modificara la perspectiva a Positiva desde Estable; ratificó la calificación de la calidad crediticia en “A (mex)”.

La agencia señala que los indicadores de ahorro interno respecto a los ingresos de libre disposición así como la inversión promedio de los últimos tres años han sido superiores a la mediana de sus pares de calificación (el nivel de deuda directa y la sostenibilidad de la misma también).

“Por otra parte, la calificación de San Luis Potosí se sustenta en el dinamismo de la actividad económica, la liquidez baja que se deriva de un nivel de caja reducido, un pasivo circulante elevado y posibles contingencias en el mediano plazo en el área de pensiones y jubilaciones”, refiere un comunicado enviado a la Bolsa Mexicana de Valores.

Añade que la perspectiva Positiva podría materializarse si continúan las políticas fiscales y fortalecimiento de la posición de liquidez y se implementan políticas de contención del gasto operativo, de tal manera que se mantenga la flexibilidad financiera sólida.

Al cierre del 2017, la deuda directa representó 0.21 veces los ingresos disponibles, nivel considerado como “bajo” de acuerdo con la metodología de Fitch. Al mismo periodo, el saldo de la deuda directa de largo plazo fue de 4,072.4 millones de pesos, correspondiente a los tres financiamientos calificados.

“En cuanto al desempeño fiscal, en el 2017 los ingresos disponibles de San Luis Potosí crecieron 31.2 por ciento. Lo anterior se explica principalmente por el dinamismo de los ingresos propios, los cuales crecieron 67.7% anual y representaron 10.0% de los ingresos totales en el 2017. El incremento en ingresos propios se deriva principalmente del aumento en los aprovechamientos de 1,242.3 millones de pesos respecto a lo presupuestado, lo cual se originó por el ingreso de la indemnización del proyecto Ford por 1,169.1 millones de pesos”, explica la calificadora.

El ahorro interno fue de 12.6%, los ingresos disponibles, y el promedio de los últimos tres años fue de 16.1%, ambos indicadores superiores a la mediana de sus pares de calificación.

Durante el año pasado, la inversión estatal se incrementó 4.0% anual y representó 73% del ahorro interno y 9.2% del gasto total.

estados@eleconomista.mx