Tijuana, BC. La Cámara Nacional de la Industria de Transformación (Canacintra) y el Consejo de Desarrollo Económico de Tijuana (CDT) trabajan para impulsar la proveeduría en Baja California, a fin de incrementar de 2%, que actualmente compran las empresas de la industria maquiladora, a 30 por ciento.

En febrero pasado, el Congreso del estado aprobó la Ley de Fomento a la Proveeduría Local para aumentar la adquisición de insumos locales que a la fecha significan 586 millones de dólares al año.

El presidente de Canacintra en Tijuana, Marcello Hinojosa Jiménez, dijo que con esa legislación las firmas que compren insumos locales tendrán reducciones en impuestos municipales y estatales dependiendo de la cantidad de compra.

Además, detalló que la industria maquiladora invertirá al menos 1,000 millones de dólares en firmas locales, que además podrían verse favorecidas por un fondo de hasta 2.8 millones de dólares como parte de las propuestas que fueron aprobadas por los legisladores en la ley de proveeduría.

El presidente de la Comisión de Desarrollo Económico del CDT, Miguel Velasco Bustamante, explicó que los incentivos fiscales son fundamentales para fortalecer la proveeduría local en la manufactura, además del crecimiento de las pequeñas y medianas empresas de la región.

Anunció que el CDE creará un comité para el fomento de esas cadenas productivas, pero también mantendrá una agenda de trabajo con Canacintra para la inmediata puesta en marcha de la legislación.

Urgen organización

Velasco Bustamante advirtió que es urgente la organización empresarial y la generación de estrategias para aprovechar la ley, por lo que el comité tendrá la finalidad de elevar los niveles de proveeduría local en un marco de crecientes encadenamientos productivos, para provocar mayor valor agregado nacional.

Las acciones mencionadas, abundó, serán el detonante para mayores empleos y el bienestar social de la sociedad, a partir de los pequeños y medianos empresarios.

Agregó que buscan establecer las bases para el diseño, aplicación y evaluación de las políticas públicas relacionadas en la materia que complementen la legislación, y así lograr mayor competitividad y desarrollo económico sustentable.

De acuerdo con la ley, las empresas instaladas en el estado pueden recibir estímulos fiscales siempre y cuando adquieran sus insumos por parte de proveedores locales, como en impuestos sobre remuneraciones al trabajo personal, sobre adquisición de inmuebles o sobre actividades mercantiles e industriales.