Tijuana, BC. Para los comerciantes en la frontera, los temas que deben quedar resueltos entre la nueva administración federal y Baja California son bajar el Impuesto al Valor Agregado (IVA) a 8% y la creación de una zona económica estratégica.

Tras el virtual triunfo de Andrés Manuel López Obrador como nuevo presidente de México, el titular de la Cámara Nacional de Comercio, Servicios y Turismo (Canaco Servytur), Mario Escobedo Carignan, advirtió que el nuevo Ejecutivo tiene pendiente cumplir con ambos temas porque fueron promesas de campaña.

“Tuve la oportunidad de plantearle el tema de la zona estratégica económica; se comprometió públicamente, lo plasmó en su libro. Esperamos que, una vez que se integre el equipo de transición, que empiecen a trabajar en la elaboración e implementación. De igual forma el tema del IVA, un tema que se comprometió en toda en la frontera, particularmente aquí en Baja California”, recordó.

Para el empresario, durante las administraciones pasadas hubo obstáculos para concretar acuerdos comerciales sobre las medidas fiscales que impuso la Secretaría de Hacienda y Crédito Público en relación con los aranceles, lo que resultó poco a poco en la pérdida de beneficios que existían para la frontera, como el Impuesto al Valor Agregado que estaba en 11 y no 16%, como actualmente.

“Ese IVA nos permitía competir a Baja California contra las sexta economía más importante del mundo: California. Y bajo las condiciones actuales más vale pensar en otros mercados que quedarse en dónde estamos porque es pura incertidumbre”, dijo.

Respecto a la necesidad de crear una zona económica estratégica, consideró necesario aprovechar la ubicación geográfica del estado, que detonaría el desarrollo económico donde convergen los mercados asiático, sudamericano y estadounidense.

Escobedo Carignan recordó que los comerciantes elaboraron una propuesta en la cual también incluyeron peticiones concretas como mejoras de las condiciones legislativas para importación de carros usados, el impulso de una política fiscal generadora de empleo e inversión no sólo en el centro del país, sino una que incluya la frontera norte.

Detalló que el proyecto de conformar una zona económica estratégica en Baja California es principalmente con la intención de homologar las condiciones de competencia con la región californiana de Estados Unidos.

Régimen

Parte de las propuestas consisten en la creación de un régimen de incentivos especiales para atraer y retener capitales, que proyectan podría transformar a la frontera norte a mediano plazo en un polo de desarrollo para la megarregión y en uno de los principales destinos de Inversión Extranjera Directa en todo el país.

Por ejemplo, uno de los puntos es para exentar el pago de impuestos en la compra de algunos productos ubicados en áreas particulares de la frontera y que son consideradas de alta afluencia turística.

Otro sería homologar cargas impositivas entre Baja California y California porque es la competencia directa.

estados@eleconomista.mx