El Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM) impulsa la investigación en robótica en la región noreste y centro de México.

Para ello, adquirió 12 vehículos aéreos no tripulados y seis autónomos de los denominados jaguares para uso terrestre, los cuales son utilizados para aplicaciones en sectores como seguridad pública, salud e industria de la minería.

José Luis Gordillo, coordinador del Laboratorio de Robótica del ITESM, dijo que también hacen investigación encaminada a desarrollar procesos de diseño estructurados y prácticos para la construcción y programación de vehículos autónomos terrestres, acuáticos y aéreos, desarrollados con alta tecnología, máxima seguridad y mayor confort.

Explicó que los 12 vehículos aéreos no tripulados, conocidos como drones, son capaces de mantener un nivel de vuelo controlado y sostenido, mientras que los seis vehículos autónomos son todo terreno , útiles para ingresar en los escenarios más accidentados.

A diferencia de los robots estacionarios, estos vehículos móviles pueden trasladarse al sitio deseado y ejecutar múltiples tareas, como son la recopilación de datos y la manipulación de herramientas , detalló José Luis Gordillo, quien también es director de la cátedra de Investigación en Vehículos Autónomos.

LOS BENEFICIOS

Gordillo comentó que, por ejemplo, un campo de aplicación de los vehículos autónomos es en la industria minera, la cual se caracteriza por la realización de actividades en ambientes hostiles y peligrosos, ya que expone a los mineros a extremas condiciones de trabajo y temperatura, a gases tóxicos y al riesgo de derrumbes.

Una tarea requerida en minería consiste en la actualización topográfica de las minas, mediante la obtención de una serie de mediciones para determinar el perfil de sus túneles. Actualmente, mineros especializados realizan esta operación utilizando técnicas y herramientas estándares, imprecisas, lentas, tediosas y hasta peligrosas , expresó.

Agregó: Debido a que los túneles sufren frecuentes modificaciones a causa de ampliaciones, derrumbes y cambios en el terreno, es necesario un sistema rápido y robusto que permita obtener el perfil de los túneles de manera automática .

La robótica es un área estratégica con alto impacto en la actualidad. Una de sus metas es apoyar en la resolución de grandes problemáticas nacionales relacionadas con las catástrofes, la salud y la seguridad pública, aseguró.

Esto será posible con la formación de científicos y tecnólogos mexicanos en robótica, para lo cual el laboratorio ofrece la infraestructura propicia para investigar. Lo que pretendemos es generar nuevos modelos de experimentación, pero también diseñar robots y otros vehículos , manifestó.

atorres@eleconomista.com.mx