Tijuana, BC. El sector empresarial de Baja California vaticina un 2017 complicado para la economía de la gente y con ello la pérdida de competitividad, debido al alza en diferentes servicios y productos como la gasolina, el agua potable y el predial.

El presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE) en Tijuana, Humberto Jaramillo, lamentó que este 2016 el estado hubiera caído del lugar 17 hasta el 25, según el Índice de Competitividad Estatal 2016 (ICE) que realiza el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO).

"La tendencia que se puede anticipar a la baja en cuanto a crecimiento se refiere para el 2017, debido al incremento que habrán de tener los productos y servicios como gasolina, luz, agua y predial".

Además dijo que se suma el incremento anunciado por el Banco de México a la tasa de interés que va de 5.25% a 5.75%, lo cual tendrá como consecuencia el encarecimiento de los créditos e hipotecas y que tendrá un impacto, también, en la inflación.

El presidente de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra) en Tijuana, Marcello Hinojosa, criticó que el gobierno hubiera optado por encarecer parte de los servicios públicos cuando éstos no son cubiertos cabalmente.

Como ejemplo, dijo que el Ayuntamiento de Tijuana duplicó -con el apoyo del Congreso Local- el costo del impuesto al alumbrado público, cuando el servicio no cubre el 100% de la cuidad, lo cual no genera una buena percepción para las compañías que buscan invertir.

Por su parte, el presidente del Colegio de Economistas en Baja California, Domingo Ramos Medina, dijo que el aumento en los gravámenes locales no sólo tendrá un efecto inmediato en el bolsillo de la gente, sino que también serán un factor negativo para el desarrollo económico.

Detalló que el problema será la pérdida de competitividad, ya que al incrementar los impuestos sin una política de apoyo al sector empresarial y de comercio, será difícil mantener la tendencia en la creación de empleos y la llegada de inversión por parte de las compañías; que si no encuentran las condiciones para instalarse, buscarán otras opciones.

"Este 2017 se ve un año complicado para el país pero sobre todo la frontera, hay elementos externos como la llegada de Donald Trump y la incertidumbre en los acuerdos comerciales, pero también están las políticas de los gobiernos locales que más que fortalecer van como tiro de gracia", advirtió.

estados@eleconomista.mx