Puebla, Pue. Debido a que se ha venido aplazando la reactivación económica del estado por la pandemia del Covid-19, al sólo regresar de manera gradual la industria automotriz, la recuperación de las empresas y empleos en general se alargarán hasta parte del 2022, prevé el Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF).

Carlos Sau Escobar, presidente del organismo en Puebla, consideró que no es positivo el escenario para paliar la crisis en que se encuentran las empresas desde hace dos meses, que empezaron a resentir con más intensidad los paros a raíz de la declaratoria de emergencia que emitió el gobierno federal desde el 30 de marzo, situación que tuvo efecto en despidos, al ser más de 31,000, aún sin contar el reporte del cierre de junio.

Reiteró que al sector servicios en que está inmerso el turismo costará más trabajo salir adelante a diferencia de las empresas manufactureras que lento, pero en forma progresiva irán incrementando la producción, pero con una retribución económica quizá a finales del 2020.

Además, el dirigente poblano del IMEF reconoció que la prioridad de los empresarios en los meses restantes de este año es cuidar su economía y no generar nuevos empleos o recuperar los perdidos.

Indicó que al verse lejana la posibilidad de regresar a los empresarios de otras industrias, comercios y servicios, con ello los planes de inversión igual se esfuman para lo que resta del presente año aunado a que muchos se descapitalizaron porque tomaron recursos propios para cubrir obligaciones de pago con proveedores y trabajadores en el confinamiento al no ver ingresos en ese tiempo.

Industria automotriz

Destacó que en el caso del sector automotriz que conforman las armadoras Volkswagen y AUDI con su cadena de autoparteras que son alrededor de 130 instaladas en Puebla, lograron mantener al personal con salarios recortados de 50 a 75 por ciento.

“Volkswagen y Audi era urgente que regresaran por la importancia que tienen como motor de la economía poblana, debido a que generan un efecto para el resto de las actividades productivas. De no hacerlo, sí hubiera traído más complicaciones, primero en recortes de personal y luego en la producción”, ahondó.

Aunque, dijo, deberán pasar dos meses después de que se reactivó el sector automotriz, para ver cómo responde el consumidor, dependiendo también de la capacidad de compra de cada uno, porque están priorizando el gasto en alimentación y salud y dejando al último la adquisición de bienes no necesarios.

El dirigente del IMEF en Puebla puntualizó que retomar actividades a 30% de capacidad instalada y en el personal tampoco sea de mucha ayuda para el sector manufacturero que tiene tiempos de producción, los cuales al ajustarlos con los limitaciones del Covid-19 no permitirá hacer mucho para alcanzar ingresos significativos.

En este contexto, indicó que las autoridades locales deben tomar en cuenta ese panorama para entender que urge reactivar rápido las actividades en general, que en el caso de comercios y servicios pueden operar aplicando de estrictas medidas de sanidad.

[email protected]