Para evitar eventos de corrupción y despilfarros en los congresos locales, sería conveniente que los estados cuenten con consejos fiscales que realicen monitoreo y alerten cuando existan riesgos en sus finanzas públicas ante las decisiones que tomen los legisladores, coincidieron integrantes del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO).

“De los consejos fiscales, el más importante sería el de nivel Federal, pero los estados también tienen la capacidad soberana de endeudarse y sería bueno que alguien les señala si es conveniente o no”, expusó Juan Pardinas, director general del IMCO.

Al presentar el Informe Legislativo 2018, aclaró que no se trata de crear “elefantes blancos”, pues dichos consejos se podrían crear con no más de 15 personas que sean doctores en economía, expertos y técnicos en temas de finanzas públicas.

“Si tuviéramos consejos fiscales, el país no se hubiera endeudado como lo vimos en este sexenio y no tendríamos casos como el de Duarte o Borge, que lograron un despilfarro porque el Congreso local lo permitió”.

Comentó que el nuevo gobierno de Andrés Manuel López Obrador está más abierto a la creación de este organismo a lo que se percibió con en el gobierno de Peña Nieto, donde la Secretaría de Hacienda y Crédito Público se mostró muy hermética, a pesar de que el mismo Fondo Monetario Internacional hizo la recomendación de tener un Consejo Fiscal.

“Prácticamente en todos los países de la OCDE hay alguna institución que cumple con funciones muy parecidas a las de un consejo fiscal (...) la SHCP fue totalmente hermética a la creación de un órgano a quien le tendría que dar rendiciones técnicas”.

El mejor argumento para tener un Consejo Fiscal es lo que ocurrió en las finanzas públicas durante el gobierno de Enrique Peña Nieto, donde la deuda se incrementó en más de 10 puntos del PIB, enfatizó Pardinas.

Despilfarro en congresos

De acuerdo con información del Informe Legislativo 2018 que realizó el IMCO, en este año, los 32 congresos locales ejercerán 14,480.8 millones de pesos.

“Esta cantidad representa 1.4 veces el costo del programa Escuelas de tiempo completo de la SEP; además, los congresos locales gastan más de lo que se les aprueba. En 2017, 27 congresos locales gastaron 1,340 millones de pesos adicionales a lo presupuestado”, afirmó Ramiro Suarez, integrante del IMCO.

Por ejemplo, mencionó que el congreso de Oaxaca gastó 87% más de lo que se aprobó; mientras que los congresos de Hidalgo y Tamaulipas fue un excedente de 30 por ciento.

El estudio del IMCO que se logró con información de 800 solicitudes de transparencia, revisión de más cuentas públicas y páginas web, indican que los congresos locales exceden los gastos en rubros como servicios personales, ayudas sociales y servicios personales.

Manuel Guadarrama, experto en finanzas públicas del IMCO destacó los cercos de la Asamblea Legislativa de la Ciudad de México, pues es dos veces más cara que el Congreso de los Diputados de España.

“En la ALCDMX hay 66 diputados con un presupuesto de 266.8 millones de dólares; lo que equivale a 9 parlamentos regionales de España que suman 580 diputados y cuentan con un presupuesto de 270.7 millones de dólares”.