Cancún, Qroo. El estudio realizado por la Universidad del Caribe (Unicaribe) para medir el impacto que tendría en la industria hotelera de Quintana Roo la construcción de un puerto de origen o home port para cruceros en la Riviera Maya determina que este proyecto ahondará aún más la caída de 50% que registra la derrama económica del turismo de pernocta en los últimos 10 años.

Las consultas hechas por los especialistas a estadísticas locales, nacionales e internacionales, para medir y comparar el impacto de la industria de cruceros en los diferentes destinos del Caribe, arrojaron no sólo datos respecto de la feroz competencia que ésta representa para la hotelería establecida, sino que se encontró evidencia estadística sobre un alarmante descenso en el flujo de turismo internacional, principalmente el procedente de Estados Unidos.

Uno de los datos más reveladores del Estudio Situacional del Caribe Mexicano 2012 elaborado por la Unicaribe establece que, en el caso del turismo internacional en México, el país ha tenido un crecimiento muy bajo en lo que va del siglo, tanto en número de turistas (10.2% entre el 2000 y el 2011), como en ingresos (52.75%), lo que le ha hecho perder posiciones entre los principales destinos turísticos del mundo, así en volumen como en ingresos turísticos.

GASTAN MENOS EN COZUMEL

En el caso de la región Caribe, se establece que el menor gasto promedio por visitante internacional se presenta en Cozumel, Bahamas y en tercer lugar en Cancún.

Asimismo, revela un estancamiento desde el 2003 al 2011 en el flujo de turismo estadounidense, principal mercado, atribuido a factores como percepción de inseguridad, el refuerzo de las campañas de promoción de destinos turísticos al interior de EU, las crisis económicas y la creciente competencia de otros destinos.

Al mismo tiempo, indica que mientras que los turistas que llegan por vía aérea generan un gasto de hasta 819.43 dólares durante su estancia, el que llega vía crucero solamente deja una derrama de 86.63 dólares.

Los propios hoteleros han expresado que un home port en la Riviera Maya abarataría los destinos del Caribe mexicano, al atraer turistas de escasa derrama económica con promedios de estancia de apenas tres noches contra 6.7 del turista de hotel.

Como conclusión, el estudio destaca que los cruceros no pagan impuestos, tampoco generan empleo, además de que contaminan y afectan el ecosistema; en cambio, un hotel no sólo presta servicios, sino que además genera plusvalía en los destinos.

jvazquez@eleconomista.com.mx