Querétaro, Qro. En la industria mexicana la incursión de insumos nacionales resulta ínfima, lo que genera una gran área de oportunidad para las empresas locales, especialmente en la proveeduría de indirectos.

Sin embargo, esta área de oportunidad también entraña grandes retos  para las firmas mexicanas, refirió el  coordinador nacional de la Cadena de Proveedores de la Industria en México (Capim), René Mendoza.

Hasta 60% de los proveedores en el país, subrayó, no cuentan con certificaciones; por lo que los certificados de calidad se enlistan como el principal y gran reto para incentivar la participación de firmas mexicanas en la cadena de valor.

“Son dos las debilidades de la industria nacional, certificaciones de calidad y sistema financiero, pero el reto son las certificaciones de calidad, porque en el sistema financiero poco puedes hacer como unidad de empresa”, pronunció.

Resulta indispensable, expuso, las certificaciones de calidad implementadas como un sistema de mejora continua.

“Certificaciones de calidad entendido como la implementación de su sistema de mejora continua es lo que le hace falta a la industria, 60% de los proveedores que le venden a la industria no están certificados. Una certificación se logra en un mes, te ayuda a controlar costos de administración y operación. En la media en que se implemente sus sistemas de calidad y se siga el proceso se hace más productiva”, enunció el coordinador nacional.

Expuso que existen dos mediciones para identificar la inclusión de firmas nacionales en la cadena de valor: el porcentaje de integración y el contenido de insumos.

Mientras la integración nacional refiere a empresas que manufacturan el producto aquí y se lo entregan a otra compañía para su ensamble, el consumo hace referencia a la adhesión de insumos mexicanos.

“En la cadena automotriz hay una integración que varía entre 30 y 60%, es mucho, es integración de la cadena de valor”, indicó.

No obstante, dijo, en términos de consumo las empresas de capital nacional participan con sólo entre 4 y 8% en la cadena de proveeduría, siendo un número con un avance lento.

René Mendoza contextualizó que en torno a la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte se ha generado expectación, aunque se exhibe una alza en los requerimientos de proveeduría en el país, lo cual, explicó, se observa a través de la convocatoria para la edición 2018 del Foro de Proveeduría de Indirectos & MRO. “La gran mayoría de estas empresas están amarradas de tratados”, declaró.

Requerimientos y citas

Querétaro albergará el segundo Foro de Proveeduría de Indirectos & MRO, con la estimación inicial de 348 requerimientos previos y 1,511 citas de negocios con un potencial de 2,447 millones de dólares.

Y con la participación de 174 proveedores programados y 29 empresas compradoras, detalló el coordinador nacional de Capim.

Se prevé que el número crezca previo al evento, con la expectativa de llegar a 2,300 citas de negocios y 348 proveedores.

En la primera edición del 2017, se registraron 327 requerimientos, con participación de 279 proveedores, así como 1,520 citas de negocios por 2,001 millones de dólares.

Entre proveedores y empresas participantes se enlistan firmas de maquinado, logística, transporte, calzado, ropa papelería, mobiliario de oficina, equipo de limpieza, refacciones mecánicas refacciones eléctricas, herramientas, servicios de trasporte de personal, servicios de seguridad privada, de alimentos.

Además de servicios médicos, de calibración, de ingeniería, de consultoría, de tecnologías de la información, entre otros.

Se tienen previstos como sectores compradores invitados: ingeniería, metalmecánica y plásticos, electrónica, de productos médicos, electrodoméstico, automotriz, aeroespacial y alimenticio.

El encuentro de negocios también contará con un área de exposición. Se llevará a cabo el 19 y 20 de abril, en la capital de Querétaro.

estados@eleconomista.mx