Ante el problema de desabasto que hay en el estado de Guanajuato, el gobernador Diego Sinhue Rodríguez Vallejo solicitó en un encuentro con el secretario de Hacienda y Crédito Público, Carlos Manuel Urzúa Macías, que puedan implementar un plan emergente con algún incentivo fiscal para la entidad.

“El llamado que hacemos al gobierno federal es que a la brevedad nos puedan mandar el suficiente combustible (...) son 40,000 barriles diarios los que necesita Guanajuato”, pronunció el Ejecutivo estatal en entrevista con Radio Fórmula.

Refirió que esta problemática afecta a la actividad económica, principalmente a la agroindustria, ya que el campo requiere trasladar los productos vía terrestre; otros sectores afectados, añadió, son el turismo, que tiene repercusiones por algunas cancelaciones, así como la manufactura, los servicios, entre otros.

El gobernador indicó que el Consejo Coordinador Empresarial de cada ciudad importante del estado, como Guanajuato, León, San Miguel de Allende, Irapuato y Celaya, empezó a hacer una serie de encuestas con sus agremiados, para contabilizar las afectaciones y hacer una petición al presidente del país, Andrés Manuel López Obrador, sobre generar algún incentivo y apoyo a la entidad.

Foco en León

El caso más crítico es el municipio de León, al únicamente tener un promedio de 20 gasolineras abiertas de un total de 196, comentó Rodríguez Vallejo.

“De alrededor de las más de 600 gasolineras que tenemos en el estado sólo 115 están abiertas con gasolina, entonces tenemos un problema serio de desabasto (...) Tenemos ya cinco días con desabasto de gasolina, está garantizado el diesel, esto es importante porque el transporte público usa diesel”, aseveró al mandatario.

Detalló que la refinería de Salamanca no está produciendo gasolina debido a que falta el componente MTBE, necesario para producir el combustible, por tal motivo están trayéndolo de Tula o de Manzanillo, vía terrestre.

“El día que llegue a Salamanca van a poder producir gasolina y va a ser más fácil la distribución aquí en el estado”, agregó.

“Hemos tomado algunas medidas juntos con los gasolineros de ya no vender en bidones, sólo cinco litros para quien se le quedó el coche parado, no más de 500 pesos por persona, estamos racionando la gasolina, y que no se dé más allá las compras de pánico”, puntualizó.

[email protected]